jueves, 26 de febrero de 2015

El auge del levantinismo

En los 105 años de historia del Levante Unión Deportiva se han caracterizado por pocos momentos de codearse deportivamente con los mejores equipos españoles y vivir etapas de crisis que han hecho incluso peligrar la existencia del mismo club. En el ámbito del aficionado también se ha pasado por momentos delicados como el traslado del campo de Vallejo a Orriols, que influenció negativamente a esa parroquia de fieles.

Pero centrándonos en la historia reciente del club, un antes y un después lo ha marcado sin duda y en todos los aspectos el inicio de la temporada 2007/08. La situación era muy convulsa, con el equipo descendido a la segunda división, formando la plantilla para competir en apenas dos semanas, con una gran deuda heredada del mandado del Villarroel y asumiendo Quico Catalán y la Fundación Cent Anys el reto de reconducir por el buen camino al Levante.

Foto: www.amuntgranotes.com
Esto pasó también factura entre los aficionados levantinistas que, tras las protestas realizadas meses atrás en contra de los máximos mandatarios y su consejo y vivir con el temor a la extinción de uno de sus sentimientos más preciados, muchos de ellos renunciaron temporalmente en este inicio de un nuevo ciclo cargado de incertidumbre. La campaña de captación de abonados se retrasó hasta agosto y la afluencia media al estadio apenas rozó los 5.000 espectadores durante aquella campaña.

Tal y como se resaltaba antes, desde finales de 2007 y con un levantinismo debilitado, se marcó un antes y un después. Y para el resurgir de los más valioso que puede tener un club como son sus aficionados, cabe mencionarse la impecable labor de una persona: Salvador Vendrell. Boro, granota de muchos años, acudía junto a sus dos hijos al Ciutat de Valencia. También fue el fundador del foro Amuntgranotes.com en Internet, punto de encuentro de debate y opinión de muchos aficionados. Gracias a dicha web, se permitió que poco a poco gente, sedienta de ese levantinismo y por no dejar a su equipo caer en lo más hondo, se fuera reuniendo en persona en un sector de la parte alta de Grada Central para vivir los partidos conjuntamente y disfrutar de buenos momentos.

También, ante la inactividad de una Delegación de Peñas sumida en crisis social y económica, Boro asumiría altruistamente y con muchas horas de trabajo y quebraderos de cabeza toda la organización de desplazamientos. El primero de ellos sería a Elche, en el que con la presencia de medio centenar de granotas en un autobús se marcaba el comienzo del fenómeno del "Borobús", Aquel partido el Levante lograría imponerse por cero a dos gracias a goles de Geijo y Rubén Suárez. Sería el primero de muchos que estaban por venir, con mención especial a otros como el viaje a Cartagena previo al ascenso en que se llenaron ocho autobuses o el del emocionante liderato en primera división tras vencer por tres goles en Villarreal.


Foto: #BufandeoEnOrriols
Tiempo más tarde al de esos primeros viajes, con la temporada del centenario de fondo, se oficializaría la creación de la peña levantinista Amuntgranotes, una de las más activas y con mayor censo en sus primeros años. Lamentablemente, una fatídica enfermedad venció a Boro el pasado 21 de febrero de 2014, dejándonos a todos. Días después, esa afición por la que tanto había hecho, y ante no destinarse un minuto de silencio en partido oficial del Levante, se reunía en torno al local de su peña para rendirle un emotivo y caluroso homenaje de despedida.

Volviendo de nuevo atrás y tras este resurgimiento, el propio club tomó consciencia del importante papel que jugaba y debía desempañar la afición. Muestra de ello fue que tan solo un año más tarde de ese bache inicial tras el descenso, se desempañaba una campaña muy económica para atraer a los socios y buscar el retorno a la élite del fútbol con motivo del 100 aniversario, hecho que se consiguió. A la par, tuvo lugar la fundación de numerosas peñas (Sin Tregua, Jarra y Pedal,...) que fueron dotando al templo levantinista de ciertos dispersos sectores de animación. Así mismo, la Delegación de Peñas fue retomando progresivamente su actividad y programando diversos actos o iniciativas mediante recibimientos, la celebración de la Feria Granota,... y retomando la organización de los viajes tras caer Boro enfermo.

Ya en primera división, esa política de fidelización de cara al aficionado granota, vio como conseguía dar sus frutos y multiplicar su número de abonados, hasta un total de 18.000 socios en la vigente temporada, record absoluto. Además, ante momentos deportivos delicados o, por el contrario, los más dulces de la historia con la disputa de la Europa League, con la ayuda en parte del desarrollo de Internet y las redes sociales, se han protagonizado diferentes campañas de participación, conscienciación, apoyo y motivación con la presencia del aficionado como fueron #LaUniónEsLaSalvación, #OrgullGranota, #EuroLevante que contaron con gran respaldo y haciendo que la identificación entre equipo y afición fuera mutua y muy ligada.

Foto: Levante Fans 1909
Por último, más recientemente, se produjo otro de los hechos más relevantes de los últimos tiempos para el levantinismo, como fue la puesta en marcha de Levante Fans 1909. Con el arranque de la temporada 2013/14 como colofón oficial, situado en la antigua Grada Visitante en Gol Alboraya junto a Tribuna, servía para formar una grada de animación apolítica en la que transmitir el apoyo y fuerzas que necesita el equipo en cada partido mediante los cánticos levantinistas. A lo largo de sus casi dos años de existencia, Levante Fans ha visto incrementado ampliamente su número de miembros hasta un total de medio millar aproximadamente, destacando la presencia de muchos jóvenes.

Es visible y destacable esta más que notable evolución en apenas siete años en la que, al igual que en tantos momentos de complicaciones del Levante, la afición se repuso ante las adversidades y muestra su fidelidad. El levantinismo está más vivo que nunca y seguirá creciendo.


ARTÍCULO PATROCINADO POR