viernes, 26 de diciembre de 2014

Un granota desde los principios hasta la eternidad

Foto: Licencia RFEF año 1923/24
Como cada historia, esta tiene su protagonista y su escenario: Mariano Rodrigo y la ciudad de Valencia. ¿Quien es esta persona? Mi bisabuelo materno, nacido en 1903, al que por edad no llegué a conocer pero guarda un grato recuerdo dentro de mí.

Nos remontamos a mediados de la década de 1920. Por entonces, mi bisabuelo era futbolista. El fútbol había llegado oficialmente a Valencia hace poco y él tuvo la suerte de poder disfrutar de este deporte durante su juventud, mientras desempeñaba otros trabajos laborales. Era más conocido como "Rodri" o "Jabato", ocupaba la demarcación de delantero y su equipo fue el CD Europa, el cual fue fundado en 1918. Dicho club comenzó compitiendo en Massanassa, pero posteriormente se trasladó a competir a la capital, concretamente en el estadio de Algirós y también en Russafa.

Lógicamente, al militar en este deporte, mi bisabuelo también era aficionado al fútbol, concretamente al Gimnástico FC (posteriormente fusionado con el Levante FC). Durante su etapa de futbolista, tuvo el privilegio de enfrentarse en partidos contra ambos. La primera cita sería en un amistoso contra el Levante FC en noviembre de 1927, donde su CD Europa caía derrotado por un contundente siete a uno. Dos años más tarde volvería a repetirse el duelo con idéntico resultado.

Sin embargo, sería en la temporada 1930/31 (una de sus últimas en activo) cuando correspondería los partidos oficiales en la fase de promoción de ascenso y permanencia en la primera división valenciana a la que el CD Europa accedió meritoriamente tras años militando en la categoría inferior. Sin duda, unos choques emotivos. Contra el Levante FC volvió a verse derrotado en los dos enfrentamientos, mientras que contra el Gimnástico FC de su corazón lograba un empate a dos goles y el último compromiso no llegaba a disputarse. La razón de dicha suspensión fue que previamente un grupo de aficionados del Gimnástico formaron una peña independiente (Peña Blaugrana) que estaba en contra de los dirigentes del club granota y que se habían alzado con el poder del CD Europa. Al tener que visitar el Europa el estadio de Vallejo, el Gimnástico se negó a jugar por tener que variar su equipación ya que los rivales habían pasado a defender los colores azulgranas por la simpatía de la peña formada.

Una vez finalizó la etapa de futbolista de mi bisabuelo y tras la Guerra Civil Española, también con el triunfo de la Copa de la República de 1937, llegaría la fusión entre el Levante FC y Gimástico FC por los problemas de ambas entidades. A partir de dicho momento el estadio de Vallejo sería el punto de encuentro donde el "nuevo Levante" disputaría las competiciones. Mariano entonces ejercía labores de jardinería del Ayuntamiento de Valencia en las Alameditas, entre la zona de las emblemáticas Torres de Serrano (viviendo durante una época en la caseta del guarda que estaba en la entrada del puente de Serranos) y los Viveros, muy próximas a Vallejo, al que siempre que podía se dejaba ver.

Seguimos avanzando en el tiempo, a los años sesenta. Durante algunas temporadas, el Levante había acariciado el ascenso a la máxima categoría del fútbol español después de un largo camino en la penumbra. Finalmente, en 1963 se lograba la epicidad de estar entre los mejores clubes, un hecho que duró dos años y del que mi familiar pudo disfrutar. Así mismo, en dicha década nacía mi madre, y en más de una ocasión mi bisabuelo y ella daban un paseo hasta Vallejo, aprovechando la proximidad al vivir años más tarde en la calle Náquera. A principios de los años ochenta fallecería, sin tener la ocasión de visitar el actual Ciutat de Valencia por edad y los malos accesos de la época.

Además de mi bisabuelo, en mi familia nunca ha habido gran afición por el fútbol. Yo he sido el siguiente. A diferencia de la mayoría, donde el levantinismo se inculca generación a generación, yo no nací siendo granota, aunque siempre mantuve simpatía por este humilde club; quizás también al vivir próximo al estadio y acudir en ocasiones a presenciar partidos. Ya una vez tuve uso propio de razón y me dí cuenta de lo que significa realmente el Levante, terminé de forjarme en esta pasión.

Entre mis familiares más de una vez me han hablado de Mariano y de su levantinismo. Tras el descenso en 2004/05, medio en broma medio en serio me decían: "Al igual que tu bisabuelo, ya has visto al Levante en primera división una vez en tu vida". Por fortuna, me está tocando vivir la época dorada de este club y no ha sido así, se equivocaban.

Foto: Banderas debut Europa League
Tan solo unos meses después, vuelta a la élite tras la victoria en Lleida; lamentablemente se volvió a bajar de categoría. En la temporada del centenario, de nuevo acariciábamos el cielo con una histórica campaña culminada con el ascenso en nuestra casa, el Ciutat de Valencia, ante el CD Castellón. Y de ahí ya nadie nos ha bajado. De hecho, hasta hemos visto codearse al Levante con algunos de los mejores equipos del continente con la clasificación para la Europa League.

Miento si digo que no me emocioné en todos estos días en que yo pude estar presente; miento también si digo que no me acordé de él: de mi bisabuelo. Por dentro pensaba: "Una nueva hazaña de la que podemos disfrutar". Porque seguro que él, desde ahí arriba en el cielo, estuvo presenciando felizmente estos éxitos de nuestro equipo, no me cabe duda. Porque como dije al principio, yo no llegué a conocerle, pero esta familia del Levante nos une más si cabe. Porque gracias en parte a él, yo también soy del Levante. Porque él fue y será un granota desde los principios hasta la eternidad. Y porque yo también me siento orgulloso de ser un granota.



Nota de autor: Dicho relato llevaba mucho tiempo en mi cabeza, moldeándose, hasta que he decidido dar el paso y mostrarla a los levantinistas en la que seguro más de un aficionado se sentirá identificado por la fidelidad, sentimiento y seres queridos que ya no están y han dejado de herencia su levantinismo a las nuevas generaciones, algunas más recientes y otras no tanto. 
Para plasmarlo en este texto, he precisado recopilar documentos y vivencias históricas familiares, así como acceder a la consulta de la magnífica obra "Historia del Llevant UD" plasmada por José Luís García Nieves y Felip Bens para la consulta de fechas y acontecimientos deportivos y sociales previos de los equipos que dieron paso al actual Levante Unión Deportiva.


ARTÍCULO PATROCINADO POR