viernes, 10 de octubre de 2014

¿Qué ha sido de...?: Damiano Tommasi

-Fotografía: Tommasi pelea con Vicente/ Los Granota
Experiencia, criterio y, en definitiva, un auténtico líder. Así definieron en su día, una mañana del caluroso mes de julio de 2006, tanto Julio Romero como Ernesto Calpe a uno de los fichajes de postín del Levante UD para el reto de mantenerse en primera división después de haber logrado un nuevo ascenso en Lleida apenas unas semanas atrás. Damiano Tommasi, en sus dos años como futbolista azulgrana, no tardó apenas tiempo en asumir los galones demandados y se convirtió en uno de los jugadores referencia de un vestuario que combatió contra viento y marea y peleó en todo momento ante las inclemencias de una directiva y una gestión abocadas al más estrepitoso de los fracasos.

Tommasi vivió, probablemente, la etapa más convulsa de la siempre honrosa historia de un club modélico que, por momentos, pareció faltar y faltó a unos principios que siempre se han postulados como innegociables. La humilidad desapareció de golpe y plumazo para así dar paso a un sinfín de despropósitos que cerca estuvieron de suponer el adiós de un Levante que, para nada, podía identificarse con unos valores tan claros y respetados siempre por su afición.

-Fotografía: Tommasi como jugador del AS Roma/ RTE-
El periplo más brillante como futbolista de Damiano transcurrió entre 1996 y 2006, cuando pasó a formar parte de las filas de la AS Roma. En la capital italiana se convirtió, junto a otros futbolistas como Delvecchio, Montella o el sempiterno Francesco Totti, en un verdadero icono y toda una referencia. Conquistaron, en 2001, la Serie A y la Super Coppa italianas para después, de una manera un tanto dantesca y tal vez injusta, sucumbir en el intento de alzarse con la Copa del Mundo de Korea y Japón un año más tarde, defendiendo los colores blanco y azul del combinado nacional italiano. Los anfitriones, con ayuda de un criterio arbitral algo difuso y sospechoso, despiazaron en octavos las ilusiones del cuadro adriático con un solitario y suficiente tanto.

Previamente, Tommasi, capitán y líder casi espiritual de una Roma gradiosa, había vestido la camiseta del Hellas Verona durante cinco temporadas, todas ellas en la Serie B, categoría de plata del fútbol italiano. Tras su aterrizaje en Valencia en 2006, el veterano centrocampista se preparó para vivir dos cursos de final muy distinto. En su primer año, el equipo mantuvo con solvencia la categoría, mientras que su segunda temporada en Valencia fue catastrófica. La falta de rigor, criterio, orden y rumbo propició una serie de desvaríos que culminaron con la peor campaña, probablemente, de la historia reciente de la entidad y su casi desaparición.

-Fotografía: Tommasi como internacional/ Goal-
Treinta y siete partidos disputó Tommasi con el Levante UD en competición liguera, en los que logró un tanto y hasta se enfundó, en diversas ocasiones, el brazalete de capitán. La hecatombe definitiva del mes de junio de 2008 precipitó por completo su salida, para cerrar así su carrera deportiva en dos destinos totalmente opuestos: Inglaterra y China, donde defendió los escudos del QPR y del Tianjin Teda. Desde 2009 hasta 2011 jugó en un club humilde de su país, el Sant' Anna d'Alfaedo, y posteriormente, una vez retirado, fue nombrado presidente del sindicato de futbolistas italianos (AIC), cargo que desempeña en la actualidad. 

Internacional, carismático, con una personalidad incesante y, por qué no decirlo, humilde en todos los aspectos de su vida, tanto a nivel profesional como personal, Damiano se convirtió en un verdadero ejemplo para los jóvenes futbolistas en su país. Un deportista entregado, capaz de dejar huella en cada encuentro y de transmitir minuto a minuto su pasión por el deporte rey. 
 
¡Grazie mile per tutti, Tommasi!


ARTÍCULO PATROCINADO POR