domingo, 19 de octubre de 2014

La buena senda del filial del Levante Femenino

Mañana de un 19 de octubre. Es domingo y no tenemos partido habitual del primer equipo del Levante Femenino. La idea principal era acercarse a Buñol y ver entrenar a los jugadores del masculino para arroparlos tras una dura derrota contra el Real Madrid, y de paso ver al filial. Pero el plan se trunca la noche de antes. ¿Qué podemos hacer? 


Foto: Dani García (@Lodani7)
  Hace dos semanas ya me había acercado a Nazaret para ver un derbi entre el filial del femenino y el Marítim. La experiencia estuvo bien pese al 0-0 final. Esta semana volvían a jugar en casa, el domingo a las doce del mediodía. Un horario más bien del primer equipo, pero al haber jugado a domicilio y durante el sábado, las chicas de Andrés Tudela ocuparían ese hueco. 

Dicho y hecho. Ponemos marcha a Nazaret, ese lugar que tantos sueños concentra a los que amamos el Levante UDF y al que cuesta negar el plan, aunque solo sea para dejarse llevar por la nostalgia y ver a jugadoras que deberían ser el futuro del primer equipo. También tocaba derbi, contra el Elche Femenino. Quizás por eso había bastantes personas acompañando a las ilicitanas. Para adaptarse al terreno, salieron bastante tiempo antes a calentar, y los acompañantes del Elche hacían tiempo hablando del caluroso clima y como hacer “croissants” caseros. A cuentagotas, fue llegando más gente, alrededor de unas cincuenta personas, algunas de ellas muy conocidas. 

Primero Voro Ortiz, que nos habló de la falta que hacía ganar ya que en casa no se había sumado ningún triunfo. La buena racha de siete puntos sobre nueve hacía presagiar que hoy era el día para conseguirlo ante un rival hundido en la clasificación del grupo 7 de la división de plata. Poco después llegó Maider, la capitana del primer equipo, a quien nos vimos obligados a felicitar por el triunfo en Albacete. Para completas el trío de lujo, Antonio Contreras nos saludó y no quiso perderse a las que podrían ser sus futuras jugadoras; de hecho, algunas ya lo son. 

Foto: Dani García (@Lodani7)
Saltaron los dos equipos. Costaba poner nombre a los rostros, pero algunas futbolistas sí que eran fácilmente reconocibles: Carol Marín y María Martínez, dos fijas en las convocatorias de Contreras y que van sumando minutos en la Superliga. Ambas partieron de titulares y su actuación se diferenció del resto sobretodo en la primera parte. Carol en el centro del campo desplegó su enorme talento y visión de juego. María lideró la zaga y neutralizó el peligro visitante con solvencia. Lidiya Nacheva también participó; la búlgara disputó el COTIF con el primer equipo y es internacional, aunque su juventud hace que todavía siga en el filial. Tardó en llegar el uno a cero, una gran combinación que Cris finalizó por encima de la guardameta del Elche. Se adelantaba el filial y Nerea, goleadora con el primer equipo en el partido de ayer, llegaba acompañada de Aila para no perderse detalle del encuentro. El conjunto franjiverde apretó antes del descanso buscando el empate pero no se movió ese 1-0. A las presencias importantes, sumamos las de Rosa Castillo y Tomás Pérez, dejando claro que no se puede dejar pasar la oportunidad de ver y apoyar a las canteranas.

 
La segunda mitad fue de total sufrimiento para las granotas. La guardameta local se tuvo que emplear a fondo en diversas ocasiones para evitar una igualada que se mascaba. Pero en una contra, Maribel lograba el gol de la tranquilidad. Un segundo tanto que anota una jugadora que se va reincorporando al equipo después de una lesión.

 El sufrimiento de los familiares de numerosas jugadoras pasó. Al final, victoria del Levante por dos a cero. Diez puntos de doce en total, una gran racha para las de Andrés Tudela. Falta hace con las lesiones potenciar esa cantera que en un futuro, y sin darnos cuenta en un presente, puedan crear un banquillo en condiciones para el primer equipo. Igual de importante que es poder poner nombre a estas jugadoras jóvenes que tratan de hacerse un hueco en un desprestigiado y poco acompañado fútbol femenino. 


TEXTO: Dani García (@Lodani7)


ARTÍCULO PATROCINADO POR