jueves, 4 de septiembre de 2014

Entrevista a Aitor Mendilibar. Otro Mendilibar, otra pasión.

Foto de José Luis: Jorge Ramírez / LevanteUD
España es un país con una sociedad más volcada en el deporte, y más particularmente en el fútbol, que en otros sectores del ocio y la cultura. Si a cualquier español le preguntamos por Mendilibar, las probabilidades de que sepa decirte que es un entrenador de fútbol y a qué equipo dirige, son muy altas. Y sí, es cierto, José Luis Mendilibar es uno de los técnicos con más recorrido dentro del panorama futbolístico actual. Pero lo que menos gente sabrá, es que la familia Mendilibar tiene a otro de sus componentes sacando cabeza en la actualidad cultural. Con la diferencia de que no lo está haciendo aquí. Nos referimos a Aitor Mendilibar, hijo mayor de José Luis. Como ya conocemos más a José Luis, hoy os invitamos a  conocer un poco mejor la historia de Aitor.

Hace dos años que Aitor cruzó el Océano Atlántico para poner rumbo a los Estados Unidos, en concreto, a Nueva York. Y lo hizo para  cumplir sus sueños, y luchar por meterse en una de las industrias más afamadas del país americano. ¿Queréis saber cuál es? El mismo os lo va a contar, en esta entrevista que ha concedido a Mundo Levante.

- Muy buenas tardes, Aitor. Antes de todo, para aquellos que aún no lo sepan, descúbreles a grandes rasgos a que te dedicas en los Estados Unidos.

Hola, muy buenas. Me vine a Nueva York hace dos años, a estudiar un curso de cine documental de un año en la New York Film Academy. Me gradué el año pasado y desde entonces me dedico a la cinematografía. Aunque mi campo preferido es el documental, también he trabajado en cortometrajes narrativos, programas de TV, web series, vídeos promocionales, grabaciones de música y danza en directo, y colaborado en varios proyectos artísticos. También trabajo como asistente de cámara para algunos cinematógrafos, lo que me sirve para hacer contactos y aprender mucho. Cada uno trabaja en un campo diferente, utiliza diferente cámara y/o tiene su propio estilo y visión de la cinematografía.


- Empezando por el principio, ¿Dónde nace tu pasión por el mundo de la cinematografía? 

La verdad es que no me encontré con mi vocación hasta bien tarde, cuando tenía 26 años. Siempre he estado interesado en el mundo audiovisual (formé parte de un grupo de rock durante 10 años), pero nunca lo veía como una carrera profesional, era más bien una forma de  hacer algo creativo y de desconectar con la rutina diaria. Hasta que un día, junto con un amigo mío, decidí matricularme en un curso de producción audiovisual en Vitoria-Gasteiz. Fue entonces cuando desarrollé mi pasión por las cámaras, el cine y el arte en general. Tuve la suerte de contar con buenos profesores, con los que trabajé muy de cerca y que me supieron transmitir sus conocimientos y pasión por el arte del cine y la cinematografía.

- ¿Algún referente que te llevara a decir “yo quiero dedicarme a esto”?

El día que cogí prestada una cámara de vídeo de la escuela, recién empezado el curso audiovisual,  y me fui a grabar un concierto en directo de unos amigos. No había casi luz en el lugar, la calidad de la cámara no era la mejor y yo no tenía mucha experiencia a la hora de grabar. Pero me puse en primera fila con cámara en mano y no paré de moverme de un lado para otro, tratando de capturar los mejores momentos de cada canción. Fue algo muy especial lo qué sentí aquella noche con la cámara. Un “feeling” que no había sentido hasta entonces. Más tarde editaría aquellas imágenes y se convertiría en lo que fue mi primer videoclip, grabado y editado por mi mismo. Do it yourself!

- ¿Qué razones te llevaron a emprender el viaje al otro lado del charco? ¿Qué es lo que te aporta Nueva York, que no puedas realizar aquí?

Acabé el curso de audiovisuales en 2012. Cerca de cumplir los 28 años, tenía claro que quería dedicarme al mundo de la cámara, pero no sabía cual sería mi siguiente paso. Después de hablar con algunos de mis profesores y ver las diferentes opciones, una de ellas me recomendó salir al extranjero y me puso en contacto con una amiga suya que había cruzado el charco para estudiar en la New York Film Academy. Le llamé, hablamos, me convenció, preparé las maletas, ¡y aquí estoy, jaja! Ha sido una de las decisiones más importantes de mi vida. Por una parte, tuve la oportunidad de contar con profesores muy prestigiosos en la New York Film Academy, con los que aprendí un montón. Y por otra, lo que Nueva York ofrece en el mundo audiovisual es increíble. Al principio puede ser algo duro y hay meses mejores que otros, pero una vez que haces tus contactos y te introduces en el mercado, trabajo hay. Siempre hay algún proyecto en marcha y hace falta gente para trabajar. En estos dos años he tenido la oportunidad de trabajar con filmmakers y cinematógrafos de mucha categoría, lo que me ha servido para aprender mucho de este oficio. Y también hay muchas más opciones a la hora de crear tus propios proyectos, ya que en cuanto a escena cultural y artística esta ciudad no tiene límites. Por poner un ejemplo, esta semana estaré trabajando en el rodaje de una entrevista a ¡Barbra Streisand!

- ¿Fue duro tomar la decisión de dejar tu casa y tu gente para luchar por tus sueños?

La verdad es que sí. Hasta ese momento había vivido, realizado mis estudios y trabajado toda mi vida en el País Vasco, cerca de mi familia y de mis amigos, y no fue fácil tomar la decisión. Pero si había que tomar una decisión, aquel era el momento y pensé: “Ahora o nunca”. 

- ¿Cómo es la industria del cine y la televisión en Nueva York?

Yo diría que hay dos escenas diferentes en la industria neoyorkina, como en la mayoría de los sitios. En la escena más “underground” se encontrarían los proyectos más creativos en los que colaboras con diferentes artistas y fimmakers de la ciudad, donde no se mira tanto al mercado y se prioriza la creatividad. Estos proyectos suelen tener prestaciones y presupuesto más limitado pero diría que son los que más me motivan y más disfruto trabajando. Después está la escena más comercial, donde se mira más al mercado que a la creatividad. Aquí es donde entran las grandes empresas y productoras con grandes presupuestos y equipos de producción, donde tienes la oportunidad de trabajar con lo más destacado de la industria del cine y el espectáculo. 

- ¿Cuáles han sido tus proyectos más importantes y qué retos tienes en mente para el futuro? Por lo que comentas, EEUU da un abanico enorme de posibilidades.

Han sido muchos los proyectos en los que he trabajado en estos dos últimos años y de todos he aprendido y disfrutado. Tuve la oportunidad de irme tres semanas al Caribe a grabar un programa de TV, he grabado escenas de documentales dirigidos por filmmakers reconocidos en la industria del cine documental, y he asistido a destacados cinematógrafos en rodajes de documentales y programas de TV. Pero también he participado en proyectos creativos en los que que he colaborado con amigos y artistas de la ciudad, grabando cortometrajes, documentales, vídeos de música y danza… Algunos de estos han sido seleccionados en festivales de cine e incluso ganamos algún premio. De una manera o de otra, todos los proyectos en los que he trabajado me han aportado algo y son importantes para mí.

- Pregunta inevitable. Tu padre tiene un recorrido enorme dentro del mundo del fútbol. Son muchos los hijos de futbolistas y entrenadores que siguen los pasos de sus padres. ¿Alguna vez te llegaste a plantear adentrarte en el mundo del fútbol? ¿Eres futbolero o no te han llegado los genes de tu padre en ese sentido?

Desde que era muy joven siempre me ha gustado mucho el fútbol. Jugaba en el equipo de mi pueblo, en Zaldibar, pero nunca me lo planteé como algo más serio. Me gustaba mucho ir a los partidos del Athletic en San Mamés y a los partidos del equipo que entrenara mi padre. Ahora, cuando puedo, disfruto viendo los partidos por televisión o Internet.

 - Venga va, entre tú y yo, ¿de qué equipo eres?

Desde que tengo uso de razón siempre he sido del Athletic de Bilbao. Y digo esto porque la primera equipación que tuve fue la de la Real Sociedad, ya que mis tíos son seguidores del equipo Guipuzcoano y me intentaron transmitir el sentimiento txuri-urdin, ¡pero no les fue muy bien, jaja! Al mismo tiempo siempre he sido y soy del equipo que entrene mi padre, siendo esta mi prioridad. Suena un poco chaquetero, pero es lo que hay. No soy un forofo del fútbol, solo quiero lo mejor para mi padre y el equipo en el que esté. Así que en estos momentos… ¡voy con el Levante!

-El puesto de entrenador es sufridor porque una mala racha te pone en el disparadero ¿Sigues el día a día de la carrera de tu padre? ¿Padeces mucho cuando la gente empieza a cuestionar su trabajo en los equipos en los que ha estado?

Sigo mucho a mi padre y a los equipos que entrena, y aunque con la diferencia de horario y el trabajo no es fácil, intento ver todos los partidos que puedo. Y si, obviamente, sufro mucho cuando las cosas no le van bien. Es un puesto con muchísima responsabilidad y tanto cuando las cosas van bien o no, el entrenador es el primero en la lista, para lo bueno y lo malo. Pero bueno, ya estoy acostumbrado a esto y trato de llevarlo lo mejor posible.

- ¿Qué te ha comentado de sus primeros meses aquí en Valencia, en el Levante?

Está muy ilusionado con el proyecto y confía en que será un buen año para el Levante. Los primeros resultados no han sido los deseados pero está convencido en que las victorias llegarán pronto.

- Relacionando un poco el tema del cine y la televisión, con el fútbol. Allí en EEUU, es habitual ver películas sobre baloncesto o fútbol americano, pero menos de “soccer”. ¿Has pensado alguna vez realizar algún documental, cortometraje o película sobre fútbol? Sería como una manera de juntar las pasiones de los Mendilibar.

Cada vez tiene más fuerza el “soccer” en Estados Unidos y eso se ve en los parques y los patios de las escuelas. Cada vez se ven más niños y niñas jugando al fútbol. Yo creo que de aquí en unos años será un deporte destacado, aunque no será fácil estar a la altura del baloncesto, fútbol americano, hockey sobre hielo o béisbol. Hace unos meses me propusieron grabar un documental sobre fútbol femenino aquí en Estados Unidos, pero al final no salió. Así que, ¡no descarto nada!.

- Para terminar, dile a nuestros seguidores cuáles son tus deseos de futuro, como te pueden seguir y recomiéndales alguno de tus cortos o documentales que más te hayan gustado. 

De momento me gustaría quedarme en Nueva York por un par de años más y luego ya se verá. El fin de semana pasado empecé a grabar un nuevo proyecto junto con unos amigos y filmmakers de la ciudad. Es un documental que grabaremos durante los siguientes meses y si las cosas van bien puede que esté terminado como de aquí a un año. Aparte de eso, también estoy involucrado en un par de proyectos más así que ¡me esperan unos meses bastante ajetreados! En cuanto a trabajos que he realizado, en estos momentos la mayoría de ellos están en post-producción o están siendo presentados a festivales, por lo que todavía no se pueden ver en Internet. Pronto estará online mi nueva página web, pero de momento podéis seguir mis trabajos en mi canal de vimeo en  https://vimeo.com/aitormendilibar

Aquí os dejo también un link del trailer de una web series en la que he trabajado recientemente: 


- Muchas gracias por atendernos, Aitor. Ha sido un placer. Mucha suerte en tu carrera. 

El placer es mío. ¡Un saludo a los lectores y desearle mucha suerte al Levante!


ENTREVISTA PATROCINADA POR