lunes, 4 de agosto de 2014

Las pruebas médicas alivian el temor sobre el estado de la rodilla de Martins

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
En el día de ayer, saltaron todas las alarmas en el cuerpo técnico y la dirección deportiva del Levante UD. La planificación más tranquila en los últimos años, en cuanto a la confección de la plantilla se refiere, estaba a punto de sufrir un grave contratiempo. 

Y es que, Rafael Martins, una de las grandes esperanzas del Levante UD en la zona de ataque, tuvo que regresar de urgencia a Valencia, un día antes del regreso del grueso de la expedición granota. El motivo, realizar cuanto antes las pruebas médicas que permitieran corroborar la gravedad de las dolencias que el delantero brasileño presentaba en su rodilla derecha. Una lesión producida en el encuentro ante el conjunto holandés del Barendrech. Un golpe en su rodilla, en una caída que acabó con el impacto de la misma con el césped, provocó la ausencia del ariete en la sesión del jueves. Su regreso a los entrenamientos del pasado viernes, hacía presagiar una mejora del estado físico de Martins, pero su ausencia en los encuentros ante el Heerenveen y el ADO Den Haag, dejaron la mosca tras la oreja a la afición granota. Pocas horas después del encuentro ante el Den Haag, esos temores se dispararon con la noticia del regreso anticipado de Martins a la capital del Turía.

Sin embargo, la pronta realización de las pruebas médicas que han testado el estado de la rodilla derecha de Rafael, han hecho que el susto durará poco en el seno del levantinismo. Y es que, las mismas han descartado una lesión de gravedad, al diagnosticarle un edema articular por contusión en la rodilla derecha. Los servicios médicos no han puesto una fecha de regreso del brasileño a la normalidad y han remitido a un control de su evolución en las próximas jornadas.