martes, 5 de agosto de 2014

Jesús Fernández: La hora de la verdad

El Levante UD hizo ayer oficial la llegada de Jesús Fernández procedente del Real Madrid CF. El guardameta, que ha formado parte durante las dos últimas temporadas de la primera plantilla del Real Madrid como tercer portero, firmará un contrato para las dos próximas temporadas, ampliable a dos más, con la entidad levantina, después de acordar la salida a coste cero con los dirigentes blancos. No obstante, desde Madrid se han decidido reservar una opción de tanteo en cada una de las dos primeras temporadas y, por supuesto, un porcentaje de una hipotética futura venta del portero madrileño.

-Fotografía: Jesús Fernández debuta con el Real Madrid/ Soloporteros-
Su aterrizaje en Valencia ha desatado un mar de dudas entre una hinchada que conoce poco o nada de su trayectoria y que, por supuesto y con cierto grado de razón, cuestiona la viabilidad de contar en plantilla con un guardameta sin experiencia alguna en la máxima categoría. Jesús nació en Madrid el  11 de junio de 1988 y, con veintiséis años recién cumplidos, acumula una dilatada trayectoria en las categorías inferiores de nuestro fútbol. 

Formado en la escuela del Adarve, pronto llamó la atención de los técnicos de las canteras de dos equipos recientemente asentados en Primera División: Villarreal y Getafe. Después de defender los colores del filial azulón, Jesús se enroló en las filas del Numancia en el mes de junio de 2007 para, en un principio, enfundarse la elástica del segundo equipo soriano. Sin embargo, dos años más tarde, tuvo la oportunidad de estrenarse como cancerbero en Segunda División y disputar cinco encuentros en los que encaja un total de once tantos.

-Fotografía: Jesús Fernández/ MARCA-
En 2010, el madrileño tuvo la oportunidad de volver a su ciudad natal y firmar como miembro de la escuela de un equipo de élite como el Real Madrid. Pese a tener ya veintidós años y parecer veterano en su llegada, los informes recabados por los técnicos blancos eran más que positivos y recomendaban, sin lugar a dudas, su fichaje. Dos temporadas en la categoría de bronce con el Real Madrid Castilla, culminadas con un brillante ascenso a la Liga Adelante en 2012 y con su estreno con el primer equipo con Mourinho, dejaron paso a su andadura como tercer portero blanco, siempre a la sombra del sempiterno Íker y, más adelante, también de Diego López.

Con el encuentro postero ante Osasuna en la temporada 2012-2013 y un año completamente inédito, las dudas surgen en una afición que se pregunta si es la opción más indicada para relevar a Keylor Navas, quien tomó días atrás el rumbo totalmente opuesto. Jesús, no obstante, es un portero que destaca, fundamentalmente, por su agilidad bajo palos. Capaz de paradas imposibles, demuestra un grado de reflejo sobresaliente sobre la línea de gol. Inteligente y comunicativo, domina el juego aéreo con gran clase debido a su envergadura y, quizá esto último, le ha convertido en uno de los valores más preciados de la fábrica merengue. No suele cometer errores de bulto y, eso sí, no se desenvuelve especialmente bien con el balón en los pies y en los desplazamientos largos. Después de rechazar varias ofertas de la Liga BBVA y decantarse por el Levante, esperemos que sea capaz de exhibir todo su potencial ante un alto grado de presión y certifique que Manolo Salvador no se equivoca un ápice al abordar su contratación.