jueves, 14 de agosto de 2014

El Levante Femenino vence al Villarreal en su primer partido de pretemporada

Ataviadas con el primer uniforme azulgrana y con una mezcla de ilusión y máxima concentración, las chicas del Levante UD Femenino se encaminaban desde la salida de vestuarios hacia el verde de uno de los múltiples rectángulos de juego de la Ciudad Deportiva del Villarreal para enfrentarse al conjunto local. En un enfrentamiento delimitado setenta minutos (dos mitades de treinta y cinco), el cuadro azulgrana hizo valer su superioridad para, dentro de un banco de pruebas y estrenos, superar por un contundente cuatro a dos a unas castellonenses que adolecieron de inexperiencia y cierto grado de bisoñez.

-Fotografía: Sheila Guijarro/ Patricia Asencio-
Antonio Contreras, junto a su equipo técnico, expuso un once que bien puede asimilarse al que se podrá ver en apenas cuatro semanas ante la Real Sociedad en el estreno liguero en Nazaret. Paños se enfundó los guantes de partida, vestida completamente de verde. Paula ocupó un mermado lateral derecho en el que todavía resuenan las bajas de larga duración de Mariajo y Mariví, acompañando en la zaga a Sonia, Maider y Leti. Alba y Guti formaron en sala de máquinas, mientras que Nerea, Alharilla, Olga y Sheila intercambiaron continuamente sus posiciones dentro de la franja más ofensiva del esquema levantino. 

-Fotografía: Celebración del gol de Sheila/ Patricia Asencio-
Sheila y Olga no tardaron mucho tiempo en dejar claro cuál era el estatus de ambas entidades y, con la colaboración por momentos de la inexperta guardameta local, lograron los dos primeros tantos de la tarde. La garra y pelea de la primera y el sobrado talento de la segunda fueron valores más que suficientes para poner todo en su sitio y no dejar lugar a dudas. Las locales, no obstante, se mostraron especialmente insistentes durante la primera mitad, en la que llegaron a poner en apuros en ciertos momentos a una defensa que, pese a la experiencia, cometió algunos pequeños errores propios de las fechas. En uno de ellos, la referencia ofensiva de las amarillas conectó una espectacular vaselina desde más de veinte metros que pilló por sorpresa a Paños y a todos los presentes y dibujó un bello tanto digno de admirar.

Descanso, sentencia y caras nuevas

-Fotografía: Alba Merino/ Patricia Asencio-
El paso por vestuarios sirvió para corregir algunos mecanismos y reponer fuerzas. Así pues, instantes después de la reanudación, Olga alzó el uno a tres al electrónico para, minutos después, sentenciar el envite con una vaselina tan plástica como impresionante que alzó los aplausos de la expedición azulgrana desplazada a territorio castellonense. Minutos antes del cuarto gol, el míster ya había decidido dar entrada a algunas de las jugadoras que hoy copaban el banquillo. Un elenco de futbolistas con escasa experiencia pero mucha ilusión que dejaron destellos y detalles ciertamente interesantes.

Paños dejó su lugar bajo palos a su compatriota alicantina Marta Gayá, mientras que Carol Marín relevó a Nerea y se situó junto a Guti en el centro del campo, permitiendo descolgarse a Alba Merino en la parcela de tres cuartos de campo y variando así el esquema inicial de partida. A continuación, fue primero María en detrimento de Maider y después Aila y Lidiya en el lugar de Alba y Alharilla, respectivamente, las futbolistas que completaron el elenco definitivo de cambios. 

El Villarreal anotó su segundo y definitivo tanto de una manera un tanto afortunada. Gayá marró a la salida de un saque de esquina y su error fue aprovechado inteligentemente por una de las futbolistas locales, que anotó a placer desde el interior del área pequeña.