martes, 17 de junio de 2014

Jaime Gavilán: una zurda de muchos quilates

Jaime Gavilán se ha convertido en el primer refuerzo del Levante para la próxima temporada. Un viejo deseo de la dirección deportiva azulgrana, encabezada por Manolo Salvador, que tras años de empeño se ha convertido en toda una realidad. El extremo valenciano firmará un contrato para la próxima campaña, con la opción de ampliarlo dos cursos más en función de su rendimiento particular y de la permanencia del equipo en la máxima categoría.

Gavilán nació el 12 de mayo de 1985 en Valencia. Sus orígenes se centran en el humilde barrio de Benimaclet, donde creció y comenzó su formación como futbolista. Después de unos inicios vinculados al fútbol sala, Jaime pronto despuntó en las filas del Sporting Benimaclet. Sus actuaciones deslumbraron a aficionados, rivales y, por supuesto, al elenco de ojeadores presentes en los partidos de categorías inferiores. Así pues, poco tiempo tardó el Valencia en llamar al joven zurdo y ofrecerle un puesto dentro de la escuela blanquinegra.

-Fotografía: Gavilán como jugador del Valencia/ Actualidad Fútbol-
Su progresión fue más que notable, con una evolución constante en cuanto a juego y cifras que deslumbró a técnicos y expertos del entramado deportivo valencianista. Su primera oportunidad en el primer equipo llegó a los diecisiete años, de la mano de Rafael Benítez, en la temporada 2002/2003. Fue en un encuentro ante el Valladolid disputado en tierras pucelanas y sería la primera de sus dos apariciones en la élite con la elástica ché.

Un año más en las filas del filial y dos cesiones consecutivas a Tenerife y Getafe, saldadas con un inmejorable resultado, sirvieron para que Quique Sánchez Flores decidiera otorgarle un puesto fijo en la primera plantilla. Además, durante el verano, fue incluido en una de las listas previas que Luis Aragónes (descanse en paz) elaboró de cara al Mundial de Alemania. Finalmente, Gavilán no pasó el corte definitivo y no viajó a tierras germanas junto a la expedición española.

Su vuelta a Valencia, junto a un joven David Silva que también volvía de cuajar dos excelentes campañas en Éibar y Vigo, no tuvo ni de lejos el impacto esperado. La falta de confianza y continuidad hicieron mella en un futbolista que parecía ir perdiendo poco a poco la senda del más alto nivel y que, semana tras semana, observaba cómo su papel protagonista se desvanecía por completo. Durante el mes de enero de 2008, ya con Koeman en el banquillo de Mestalla y con la irrupción de Mata de por medio, Jaime decidió volver nuevamente, en calidad de cedido, a Getafe.

-Fotografía: Gavilán defendiendo la camiseta del Getafe/ El Gol Digital-
Cinco meses de ensueño provocaron que su estancia en el Colisseum pasase de temporal a continua. Ángel Torres alcanzó un acuerdo con el Valencia y la imagen de Gavilán posando con la zamarra azulona se perpetuó hasta este último mes. Seis años más en los que el talentoso futbolista valenciano ha sufrido altibajos de juego, provocados especialmente por la aparición de continuas lesiones que han plagado de irregularidad y discontinuidad el tramo final de su estancia en Madrid.

Todo parece indicar que su recuperación ya es un hecho y su mejora física y muscular le permitirá rendir a un nivel óptimo durante su periplo en el Levante. A sus veintinueve años recién cumplidos, Jaime todavía espera que el fútbol le de una nueva oportunidad de abrirse paso en un proyecto tan humilde como ilusionante y recuperar esa estela de magia que jamás le abandonó. Una clase y un talento únicos que disfrutaremos, esperemos, durante muchas tardes y noches sobre el bello césped de Orriols.

¡Bienvenido Jaime!