jueves, 29 de mayo de 2014

José Luis Mendilibar: Sello de identidad

El Levante UD ha hecho oficial la contratación de José Luis Mendilíbar como técnico de la primera plantilla para la próxima temporada. El preparador, que se encontraba desde que abandonase la disciplina de Osasuna a principio de curso sin equipo, quedará vinculado a la entidad azulgrana para las dos próximas temporadas siempre y cuando el club mantenga su plaza en la máxima categoría del fútbol español.

Mendilibar, nacido en la localidad vizcaína de Zaldívar en 1961, cuenta con una notable trayectoria como entrenador desde sus inicios hará, aproximadamente, quince años. Pese a no destacar como jugador (jamás llegó a debutar en Primera División), sus años sobre el césped le llevaron a enfundarse las camisetas de algunos equipos históricos del panorama nacional como el Logroñés o el Sestao. Sin embargo, José Luis jamás vio cumplido su sueño de formar parte de la primera plantilla del club de sus amores, el Athletic de Bilbao. 

-Fotografía: Mendilíbar como entrenador del Éibar/ El Norte de Castilla-
No obstante, casi un lustro después de finalizar su etapa como futbolista en el Lemona, Mendilibar sí que contó con la oportunidad de dirigir, en los que fueron sus primeros pasos como entrenador después de tomar el mando del modesto Arratia, a algunas escuadras de las categorías inferiores del cuadro rojiblanco.

En el mes de junio de 2001, Mendilibar firmó por una temporada con el Aurrerá Vitoria. Su buen papel al frente de los vitorianos le valió para fichar por el Lanzarote, donde permaneció hasta verano de 2004. Dos cursos más que exitosos en su periplo canario que no pasaron desapercibidos para nadie. Las dos mejores temporadas de la sociedad isleña terminaron frustradas con dos promociones de ascenso baldías que no pudieron concretarse en un histórico ascenso a la categoría de plata.

La llamada del Éibar le sirvió para poner rumbo de nuevo a casa. Al frente del combinado armero, estuvo muy cerca de conseguir un aterrizaje enla máxima categoría que, casi una década más tarde, firmaron los eibarreses de la mano de Garitano y con el presupuesto más bajo de la categoría. Mendilibar consiguió situar al equipo en cuarta posición.

-Fotografía: Mendilibar dirigiendo una sesión del Athletic/ MARCA-
Una nueva magnífica temporada selló un punto más en su tarjeta de entrenador que como premio final tenía el banquillo de San Mamés. El Athletic confió su proyecto de la temporada 2005-2006 a José Luis y, pese a la enorme ilusión e intensidad con que trabajó durante los meses que estuvo al mando del navió rojiblanco, el míster fue destituido antes de finalizar la primera vuelta de la competición liguera. Una temporada complicada y peliaguda por intereses externos en tierras vascas que cerca estuvo de costarle el primer descenso de su historia a los leones.

Sin embargo, el empaque y el caché de Mendilibar no quedaron trastocados un ápice y el Valladolid le confió su proyecto del año 2006 para devolver a los blanquivioletas a la máxima categoría. Una tarea cumplida con creces por el técnico y su grupo, que se auparon a Primera con ocho jornadas de margen. Después de dos años y medio más anclado al banquillo de Zorrilla, salvando al equipo en ambos casos, en la temporada 2009-2010 fue relevado por Onésimo con el objetivo de voltear una situación crítica que se saldó con un triste y amargo final.

-Mendilibar preparando a los jugadores de Osasuna/ Fichajes-
En el mes de febrero de 2011 inició la que sería su última aventura como entrenador hasta el día de hoy. Osasuna requirió sus servicios para alzanzar la ansiada salvación. Mendilibar mantuvo durante tres años consecutivos al conjunto rojillo en la élite, llegando incluso a coquetear con los puestos europeos en 2012. Sin embargo, después de las tres primeras jornadas de la recientemente finalizada campaña, la directiva pamplonica decidió destituirle y nombrar como sucesor a Javi Gracia. El resultado, la vuelta a la Liga Adelante de los navarros más de una década después.

El Levante, después del tortuoso final que ha vivido con Caparrós, le ofrece un nuevo proyecto que cumple, sin duda alguna, con las directrices que tanto han caracterizado la filosofía de uno de los más reputados técnicos del país. Intensidad, trabajo y garra sobre el césped son los valores que, desde el primer día, Mendilibar tratará de transmitir e inculcar a un grupo cuyo reciente éxito siempre se ha asentado sobre dichos pilares y que trabajará desde ya con intención de crecer y mantenerse en la máxima categoría de nuestro fútbol.

¡Bienvenido y mucha suerte, Mendi!

ARTÍCULO PATROCINADO POR