lunes, 12 de mayo de 2014

Félix Carvallo: "Tengo al Levante grabado en mi corazón"

Félix Carvallo es un ex-futbolista que ha pasado su carrera deportiva entre el ya extinguido Extremadura y el Levante UD. Casi dos décadas en activo en el fútbol que dan para mucho, con recuerdos, anécdotas y posteriores vivencias tras su retirada. Desde Mundo Levante UD, hemos contactado con él y os invitamos a conocerlo mejor mediante una entrevista a una persona con la que da gusto hablar de fútbol.


 -¿Cómo resumirías brevemente tu trayectoria deportiva?

 No es nada fácil porque ha sido bastante longeva en este caso. Se resume practicamente a tres escudos, y dentro del mundo profesional a dos: Extremadura CF y Levante UD. Hasta llegar ahí, hubo dos o tres años que estuve en el Olivenza, mi pueblo; el resto con los dos clubes anteriormente citados tanto en Primera como Segunda División.

-Estuviste más de 15 años en un histórico como el Extremadura. ¿Qué experiencias o conocimientos de fútbol aprendiste durante ese tiempo?
Tuve ahí dos grandísimos entrenadores y de los cuales aprendí muchísimo. Uno de ellos es Josu Ortuondo, del que aprendí a tratar a la gente fuera de lo que es un vestuario, aprender psicológicamente lo que es el fútbol y lo que entiendo como fútbol dentro y fuera del campo. La otra persona, la cual puedo decir que es mi ídolo, es Rafa Benítez. del cual aprendí la cuestión deportiva, analizar al rival y desenvolverme tácticamente en el terreno de juego.

¿Cómo viviste aquellos primeros años del Extremadura en la élite del fútbol español?  ¿La afición jugó un papel importante, verdad?

Por supuesto que la afición jugó un papel importante porque no sólo Almendralejo que es donde la tenía la sede el club, sino Extremadura en general, se volcó con aquel equipo superhumilde del que no existe un símil parecido como la historia del Villarreal, Numancia,... poblaciones que han estado en Primera División. No tiene color. Un pueblo de por entonces 25.000 habitantes jugó la denominada primera "Liga de las estrellas" con Ronaldo y compañía. Nos hicieron reportajes hasta la BBC, New York Times, de Japón,... Fue más que espectacular ese salto desde Tercera a la élite que sólo tres jugadores han tenido la suerte de vivirlo: Antonio (delantero Albacete),  Pedro José (capitán Extremadura) y yo.

-De aquel Extremadura, ¿con qué jugador se quedaría Félix?

El que representaba todos los valores, y te lo digo con el corazón, era el propio Pedro José. Transmitía la honradez, humildad,... todo lo bueno que pueda decirse. Era una un capitán con todas las letras, diferente a, por ejemplo, cuando militaba en el Levante donde estaban Descarga y Ettien en el campo, pero los propios compañeros me eligieron capitán del vestuario. Capitán realmente no es quien lo lleva en el campo, es quien ejerce dentro del vestuario. Jugadores como Mijatovic, Amato, Olías, Congo, Rivera, Jofre,... me eligieron.

-¿En qué momento se cruza el Levante en tu camino?

El Levante se cruza conmigo hasta en tres ocasiones. La primera le dije que no, cuando en el año 1998 conseguimos el ascenso a Primera con el Extremadura con Rafa Benítez, mientras que el Levante militaba en la división de plata. No era cuestión económica. La segunda vez fue el año siguiente, cuando descendimos, que incluso pagaban traspaso, año 1999.  Yo entonces dije que sí porque el club extremeño necesitaba dinero, pero no llegaron a un acuerdo. A la tercera fue la definitiva, cuando tras una mala gestión de ambos, bajan a 2ªB y pensé que ahora o nunca. Ya con 31 años decido venirme con todas las consecuencias tras llevar toda la vida allí, tras realizar la pretemporada en Galicia, después de plantearlo al entrenador y a pesar de no querer el presidente. Sin embargo, perdoné la cantidad económica que me debía el Extremadura y pude venirme al Levante. En dicha temporada éramos muchas caras nuevas y en el último momento vino también Mijatovic.

-¿De todos los momentos vividos, ¿cual sería tu recuerdo más dulce y el más agrio?

Los más amargos, sin ninguna duda, son los descensos ya que es una de las partes más duras del fútbol. Nadie merece descender después de una lucha y trabajo diario. Luego también influye la diferencia mediática de estar en una división superior o inferior. Por contra, lo más bonito, cuando fui campeón de Liga con el Extremadura y Levante con el ascenso que conlleva, así como con el equipo femenino cuando era entrenador. De todos los ascensos, me quedaría con el del Levante porque vi muchísima gente llorar. Lo de Xerez fue algo increíble; aún me emociono al recordarlo. Veías a gente contarte historias de sus padres o abuelos levantinistas, en una ciudad que es tan difícil convivir con el Valencia, y después de 40 años de vivir muy malos momentos.

-¿Recuerdo muy especial del míster Manolo Preciado, verdad?

Por supuesto. Al igual que con Rafa Benítez, no conozco a ninguna persona en el mundo profesional que hable mal de Preciado. Manolo era capaz de tener a todo el mundo contento, incluso quien menos jugaba. Era una persona increíble.

-¿Y que nos podrías contar sobre Pedro Villarroel?

Un gran levantinista. Su afán y egoísmo personal le hicieron mucho daño al Levante, incluso casi desaparecer. Si a Villarroel le quitamos todos esos egos, de no delegar y querer controlarlo todo, hubiese sido mejor recordado por los levantinistas. No hay que dejar de recordar que sobre los años 90, el propio Villarroel también salvó al Levante de una situación parecida. Fue una persona que no se dejó asesorar y le perjudicó. Aunque durante una época figuraran Antonio Blasco y Julio Romero, quien realmente mandaba era él. También cometió el error de aprobar la Ciudad Deportiva de Buñol, en la otra punta de Valencia, y no aprovechar otras instalaciones que le ofrecieron a menor precio, como la de Cracks. Es perjudicial tanto para la cantera como para los propios aficionados.

-¿Guardas contacto con alguno de tus antiguos compañeros?

Con muchísimos. Me resultaría injusto que saliera el nombre de alguno u olvidarme de otros. Desde Rivera, Limones, Jofre en el Levante, más jugadores del Extremadura, entrenadores entre los que está el propio Rafa Benítez, etc.


Con tantos años en el fútbol, has compartido vestuario con muchos fubolistas, ¿pero en alguno de ellos has visto ya metido el gen de entrenador?

Por supuesto, y actualmente están entrenando, como es el caso de Alberto Toril. Tiene un futuro espectacular. Con el Real Madrid Castilla, de codearse con el descenso a Tercera, lo convirtió en el campeón de la división de bronce con más de veinte partidos sin perder, y en Segunda hizo una buena temporada.

Foto: Adrián García / Mundo Levante UD
-¿Qué es actualmente de ti/a qué te dedicas tras dejar el fútbol?

Hago colaboraciones periodísticas, pero mi deseo es entrenar como ya hice con el Ribarroja o Barrio del Cristo, además del propio Levante Femenino. También participo en algún proyecto de cantera y fundación del Real Madrid, incluso acercando el club en otros países como México y Brasil.

-¿Cómo valorarías tu etapa en el Levante Femenino?
Fue una época muy bonita y de la que me siento muy orgulloso. Había un gran vestuario, con mucha jugadora competitiva, e incluso se logró volver a ganar el título de Superliga después de unos cinco años sin conseguirlo, principalmente creo yo porque faltó ese control de dosificar tanta calidad en un mismo conjunto. También logré una Copa de la Reina. Para poder lograr el posterior título liguero, pedí la contratación de la portera Mariajo, Raquel Cabezón y desprenderse de Monforte.

-Bajo la dirección de Antonio Contreras, ¿ves al Levante haciendo un papel digno en la actualidad? ¿Qué te parece la planificación de su plantilla?

Si exceptuamos de la pasada temporada la eliminatoria de semifinales de Copa contra el Prainsa Zaragoza donde debimos imponernos por entidad y presupuesto tras 180 minutos, para mí tendría un notable. Con Antonio Contreras, además de ser de mi tierra, he coincidido en partidos como contra el Puebla. Es amigo mío, lo conozco, ha inculcado su gen al Levante y va haciendo en Liga un buen papel que le sirvió para su continuidad merecida. En cuanto a la planificación, es una apuesta clara que demuestra que poco a poco se busca ir a más, porque quitando del potencial económico y deportivo del Barça, después ya vendría en este segundo escalón el Levante junto a Athletic. La crisis económica afecta y hace que equipos como Espanyol o Rayo bajen la calidad, mientras que otros como el Valencia puedan tener la opción de ir creciendo y se iguale la Liga.

-¿Qué opinaste sobre la salida de JIM y la entrada de Caparrós en el banquillo levantinista?
Puedes estar o no de acuerdo en que sea tu entrenador o no le vieras en el proyecto deportivo, con una buena labor de Manolo Salvador y decisiones acertadas para quitarse el sombrero, entre ellas la de los entrenadores, pero lo que no me gustaron fueron las formas en que se hizo. Debió ser más firme y conjunta, junto al Consejo, presidente,... Hubo de tener más tacto con él, cercanía y claridad. Por resultados ha sido el mejor entrenador de la historia del Levante, clasificándolo para Europa, aunque no se manejó correctamente el vestuario en el asunto del presunto amaño, pero para mí mereció la continuidad. En cuanto a Caparrós, es un cambio total respecto a los últimos años. Manolo Salvador ha optado por una apuesta segura por nombre de entrenador, consagrado y que ha sacado rendimiento de la cantera en otros clubes como el Athletic. Aquí tiene trabajo y que evolucionar este aspecto.

-En el caso de los jugadores implicados en el presunto amaño contra el Deportivo, se comunicó la continuidad o no a motivos deportivos. ¿Crees que fue así o se ha sido injusto con alguno de ellos?

Yo creo que los jugadores presuntamente implicados, análizandolos uno por uno y deportivamente, cuando desaparecen de las alineaciones, el caso más fragante fue el del portero porque un cambio en la portería es complicado. Munúa lo ha venido haciendo fantásticamente bien y fue llamativo. Juanfran siguió jugando hasta que se lesionó en Mallorca, Juanlu apenas jugaba de titular, a Ballesteros le comió la tostada Vyntra, y Barkero también jugó hasta que le llegó su lesión. En cuanto a su continuidad, Munúa tenía claro que quería irse, injusto tema Ballesteros por lo que ha significado y dado al club habiendo hecho méritos para poder haber seguido un año más, Juanfran  lógicamente mereció seguir; por último, el caso más salpicado es el de Barkero, quien deportivamente creo que rindió bien, siendo uno de los jugadores más importantes y decisivos en el campo, aunque está la incertidumbre de si rescindió contrato por voluntad propia.

-En cuanto a la cantera del Levante, ¿crees que se hace buen trabajo con ella?

La cantera del Levante, si exceptuamos al filial, su base ha dado un paso adelante importante. El Levante B creo que debería más de nutrirse más de la casa y no con tanto exceso de futbolista de Madrid, ya que es perjudicial y cierra la puerta a jóvenes promesas. Es cierto que algunos dan un plus más al equipo, pero no es cantera y no me vale. Cabe recordar que uno de los equipos que más jugadores sube al primer equipo es el Espanyol y su filial filtrea siempre entre la 2ªB y 3ª división. El que tengamos un equipo en la categoría de bronce, en puestos altos para subir, creo que es excesivo y gastándose un dinero que podría utilizarse en otros aspectos. El caso lo tenemos en Rubén García, cuyo paso por el B fue casi inexistente y se hace un gran jugador del primer equipo del Levante, habiendo sido internacional en categorías inferiores.

-Sabemos que tienes relación con Rafa Benítez, ¿qué nos puedes contar sobre él?

Yo conozco al Rafa Benítez persona y entrenador. En trato personal sigue siendo el mismo que yo conocí, pero de entrenador ha variado muchísimo y se ha puesto un listón alto para dirigir equipos. Diría que ejerce más de manager. Hay un mundo del Benítez con el que yo coincidí hasta al de ahora. Creo que le ha perjudicado la ausencia de su segundo, Paco Ayestarán, al que valoro como el mejor preparador físico del mundo entero. Es supercalculador, estudioso, trabajador y siempre sabe lo que trae entre manos.

-¿Conservas alguna camiseta de recuerdo de algún otro futbolista? ¿Alguna historia en especial?

Tengo más de 400 camisetas. Desde Pep Guardiola, Fernando Hierro, hasta quien menos te pudieras imaginar. Destacaría la historia con Hierro, cuando en el Santiago Bernabéu hicimos el sorteo de capitanes en el Real Madrid-Extremadura y me dijo él a mí que quería mi camiseta. Yo me olvidé porque tengo el gen ganador y ese día perdimos cero a dos, me metí en el vestuario y luego vino el propio Hierro a buscarme para hacer el intercambio. Guardo dicha camiseta camiseta como una reliquia.

-¿Te ha quedado algún deseo o sueño futbolístico por cumplir?

Sigo soñando en fútbol. Me resisto y me niego a salir del fútbol porque tuve una vida muy longeva. Creía que era capaz de dejar el fútbol, pero estuve ocho meses en mi pueblo, mi retiro espiritual, nos hicimos una gran casa. Sólo aguanté esos meses sin fútbol y quise volver a Valencia porque entré hasta en depresión.

-¿Es tan duro dejar el fútbol o sufrir algún fracaso como así muchos deportistas lo padecen?

Sí, es muy duro. Yo pensaba que no, estaba totalmente convencido en los últimos años. En el último año se me retira la ficha porque Schuster quería un portero más, y anuncié mi retirada a principio de temporada. Aún me ofreció el Almería poder jugar dos temporadas más, pero tenía la decisión tomada. El Levante también me ofrece la posibilidad de entrenar al Juvenil División de Honor en esa temporada y llegué a dirigirlo las últimas jornadas, salvando la categoría. Toda la actividad que tenía, de golpe y porrazo se acaba, y en mi pueblo también desaparece. Poco después, por el buen recuerdo y trato que tengo en el Levante con club y afición, me ofrecieron entrenar al equipo femenino, volví y me quedé en Valencia.

-¿Sueña Félix poder entrenar al primer equipo del Levante algún día?

Ojalá. No es un sueño, sería mucho más. ya que es un club que tengo grabado a fuego en mi corazón, junto al Extremadura CF que desapareció. No hay nada más bonito que entrenar al equipo del cual tú eres. Sería fantástico.


-Valorando el fútbol actual, ¿cómo ves el tema de las primas a terceros equipos, la desaparición de equipos históricos por problemas económicos...?

Yo estoy a favor de las primas a terceros equipos y las legalizaría, pero no para que pierdan. Por supuesto que existen, no hay ningún perjuicio. En cuanto a la desaparición de clubes, es una lástima la mala gestión que han sufrido muchos de ellos en años atrás. Da mucha rabia e impotencia. El caso del Extremadura se vio perjudicado por el de Celta y Sevilla que pueden disfrutar ahora de la primera división sin haber hecho bien los deberes económicamente, y el equipo extremeño bajó como cuarto clasificado cuando habían 22 equipos. Estoy a favor del que el club que no cumple desaparezca, y que incluso no vuelva a refundarse porque hay quien se aprovecha de la situación. Quisiera destacar la labor de Tito y Rubiales que gestiona la AFE y lo hacen de maravilla, que además fueron y son compañeros míos.