viernes, 2 de mayo de 2014

El Atlético de Madrid, un equipo con mayúsculas

Os prometo que, después de ver anteayer el partido de vuelta de semifinales de Champions League entre Chelsea y Atlético, mis calificativos hacia el hacer y la labor del cuadro rojiblanco durante la presente temporada se han agotado por completo. No soy capaz de encontrar las palabras adecuadas ni la descripción pertinente para semejante hazaña. Porque estar peleando por alzarse en tres jornadas con el campeonato de Liga y disputar una final de la máxima competición europea con su cartel de partida y con los grandes rivales que deambulan por ambas competiciones nadando en mares de abundancia resulta ya todo un hito, independientemente del desenlace final.

-Fotografía: Palabra de Fútbol-
El próximo domingo, Simeone y sus guerreros visitan el Ciutat de València con la intención de ejecutar un zarpazo mortal directo a la yugular de la Liga y prepararse el banquete de celebración para la visita de un Málaga virtualmente salvado al Vicente Calderón. Sin embargo, toda la hinchada azulgrana espera que sus jugadores se muestren fieros y ofrezcan una gran imagen que sirva, de paso, para acallar las fervientes críticas que surgen desde determinados sectores en vista a lo vivido los últimos encuentros en Orriols. Desde Mundo Levante UD, os ofrecemos un análisis detallado de las claves de un Atlético de Madrid que, a buen seguro, ya conoceréis perfectamente.

Un líder en el banquillo

Diego Pablo Simeone no es solamente un entrenador. El papel del argentino dentro del vestuario Atlético trasciende mucho más allá de una figura estándar y representativa que se limita estrictuamente a la parcela deportiva. El Cholo es un líder capaz de extraer lo mejor de cada uno de sus jugadores y guiar con carisma y pasión a un grupo unido y entregado que cree a ciegas en la religión y la filosofía que impone y predica el bonaerense.

El (segundo) mejor portero del mundo

-Fotografía: Sportmaniacos-
Hace tres años podía considerarse como una sorpresa y una revelación, pero el bagaje de Thibaut Courtois en sus ciento cincuenta partidos defendiendo la elástica colchonera le han situado en el olimpo de los guardametas de talla mundial. Una auténtica referencia para los más jóvenes y uno de los pilares del éxito rojiblanco. Eso sí, yo no lo cambio por el número uno: Keylor Navas.

Una solidez incuestionable

Todo el bloque comprende a la perfección cuáles son los pilares del éxito y las vías de ataque frente a endulzados presupuestos y rivales estratosféricos. Desde Courtois hasta Diego Costa, cada futbolista muerde y ataca cada balón como si fuera el último de sus vidas. Trabajan juntos remando en una misma dirección, primando en todo momento los valores globales y grupales frente al triunfo individual. Si a todo esto le sumamos el nivel ofrecido por Godín y Joao Miranda durante toda la temporada, el combinado atlético se convierte en uno de los equipos más difíciles de batir de todo el continente.

Gabi y Koke, los timones del navío

Estoy seguro que pocos aficionados serían capaces de imaginarse a Gabi, después de su paso por Zaragoza y los primeros meses de su retorno al Calderón, rendir a tan alto nivel sobre el césped. Lo hace todo: roba, anticipa, corta y construye. Y por si no fuera suficiente, Jorge Resurrección, Koke, le secunda de la mejor de las maneras. Incansable y acertado en todo momento, el joven centrocampista se ha convertido en todo un referente y el mejor especialista del equipo a balón parado.

Calidad a raudales en tres cuartos

-Fotografía: Visión Noventa-
Si algo caracteriza al Atlético es la gran variedad de que dispone en la línea de tres cuartos. Jugadores con características variopintas que permiten a Simeone moldear los partidos a su gusto y adecuarse a las opciones que conceda cada uno de los rivales. Arda derrocha técnica y entrega por banda izquierda, Diego deleita con su magia, Sosa destila precisión y Cristian Rodríguez y Raúl García, una de las sorpresas más agradables del presente año, exhiben garra y carácter para que David Villa y Adrián López secunden la labor de Diego Costa en la punta del ataque.

Diego Costa, pura raza

Se marchó Radamel Falcao y la bestia emergió de las cavernas para convertirse en líder y referente. Un ariete total, con un carácter indomable y capaz de volver loco a cualquier rival. Temido por los porteros, sus más de treinta dianas le convierten en el mejor artillero de Europa y en el objeto de deseo de los clubes más poderosos del panorama mundial.


ARTÍCULO PATROCINADO POR