jueves, 3 de abril de 2014

Levante UD EDI: Auténtico gen granota

Foto: Paco Léon Blanca
Ayer por la tarde noche volví a sentir el placer que supone haberme integrado en este estupendo grupo de personas. Hablo de los jugadores del Levante UD EDI, la sección de fútbol del club para discapacitados intelectuales creada a través del Área Social.

Cuando ya hace varios meses me enteré de la inauguración de esta sección, y que ello suponía que el Levante era el primer y único club de Primera y Segunda División española que tomaba esta iniciativa, me sorprendió de primeras. Con el poder que tiene el fútbol parece inexplicable que este paso no lo hayan dado mucho antes alguna de las grandes potencias del deporte rey. Pero si lo pensáis bien, tiene mucho sentido que hayamos sido los pioneros.

Los futbolistas de Levante EDI pertenecen a un sector de la sociedad que, aunque cada vez se encuentra más integrado en el día a día de la misma, ha tenido que luchar mucho para que la vida les trate como se merecen, como uno más. Y aún queda mucha batalla por librar. Algo muy similar a lo que le pasa al Levante UD en esta ciudad. Ambos buscan el objetivo de la aceptación, a pesar de las dificultades y zancadillas que se encuentran en su camino. Por ello, no había mejor forma de hacerlo que cogidos de la mano.

Foto: Paco León Blanca
Desde su creación, esta sección no ha parado de dar alegrías y generar un sin fin de sonrisas, tanto en sus futbolistas, preparadores y familiares como al resto del mundo levantinista. Cuando acudo a los entrenamientos se nota desde el primer momento el bien que este proyecto está haciendo a todos los que forman parte del equipo. La excelente labor de Jorge Sabater y José Carlos Gascó va mucho más allá de enseñarles a jugar al fútbol. Les preparan para la vida, para afrontarla con ilusión y con aspiraciones, a vivir en un ambiente familiar y de compañerismo. En definitiva, les enseñan que son importantes, y que lo son más todavía para aquellos que les rodean.

Sin duda alguna, este enorme grupo humano ha calado hondo en el corazón de la familia granota. Muestra de ello es el baño de masas que supuso su participación en el torneo de fútbol 7 de las peñas en Museros, o la formación de su peña Di_Levante inscrita en la Delegación de Peñas y cuya inauguración tendrá lugar próximamente.

Como apreciación personal, me gustaría realizar una matización sobre un término que se usa mucho cuando hablamos de este equipo. Se hace mucho hincapié en que la sociedad en general trabaja para la integración de estas personas en ella. Desde hace algo más de un mes tengo el placer de compartir con ellos cada miércoles un hueco en su vestuario, y calzarme las medias para entrenar con ellos. Y he de decir que la sociedad ha de aprender aún mucho de ellos a nivel de integración. Desde el momento en que pisé ese vestuario, me han acogido con los brazos abiertos, me han hecho sentir uno más y me han hecho sentir importante para ellos. Voy más allá. Ellos me están integrando a mí en la vida. Ellos consiguen que relativices los problemas y te percates de qué es de verdad lo más importante en el día a día y qué es lo que más tienes que cuidar. Te enseñan a que los problemas hay que afrontarlos con fuerza y tesón, y que no debes dejar que ellos te tapen lo verdaderamente importante. Las dificultades cotidianas en el trabajo, en la salud e incluso en actividades pasionales como el fútbol nos causan un estrés que eclipsa cosas tan esenciales y que llenan la vida mucho más que ellas, como el amor, la amistad o la familia. Para mí, es un auténtico Máster en Humanidad.

En definitiva, si nos paramos a analizar las similitudes entre los valores del Levante y las dificultades a las que se somete, y lo comparamos con los de todos los integrantes del Levante UD EDI, no hay ninguna duda de que este grupo humano tiene el auténtico gen granota.

Foto: Paco Léon Blanca