miércoles, 26 de marzo de 2014

Levante UD - Real Betis: Tocado y... ¿hundido?

No lo dudéis: si algo puede salirle mal al Betis, este año, le saldrá. Si obra una hazaña antológica como lo que supuso vencer a su eterno rival en el Pizjuán en la Europa League, una pena máxima le condena una semana después al abismo de la eliminación. El remate de Nono es el fiel reflejo del estado de ánimo de un equipo que se perfila condenado a, salvo milagro final, deambular por los campos de la categoría de plata el próximo curso.

-Fotografía: Jorge Molina y Diop/ Yahoo-
Sin embargo, Calderón, sus jugadores y su afición se resignan a la rendición y apelarán a la épica para lograr un objetivo ahora lejano. Una de las últimas oportunidades, en forma de auténtica final, se presenta mañana en el Ciutat de València. Tres puntos supondrían un auténtico balón de oxígeno que, si bien no garantiza nada, añade una ínfima dosis extra en las mermadas y maltrechas morales verdiblancas.

Numerosas son las bajas con las que contará el técnico argentino para el choque ante la escuadra valenciana, especialmente en defensa. Los canteranos Pozo y José Carlos se han convertido en las dos grandes novedades de una lista de convocados en las que los zagueros Amaya, Dídac, Nacho y Perquis no estarán presentes por molestias varias.

Ivanschitz, fuera de la lista; Rubén, pendiente del Comité.

El míster del Levante, Joaquín Caparrós, ha ofrecido una convocatoria en la que se destaca la ausencia de Andreas Ivanschitz. Tal y como ha confirmado en rueda de prensa el propio técnico, el austríaco arrastra algunas molestias desde el partido ante el Espanyol y no ha podido completar al mismo ritmo que sus compañeros la sesión previa vespertina de hoy miércoles.

Quién sí figura es Rubén García, pendiente todavía de si el Comité de Apelación le retira la tarjeta amarilla que le supone la suspensión por acumulación. El equipo afronta el partido con relativa calma. Situado en la zona templada, lejos del descenso y con la opción de pisar Europa también complicada, se espera un fin de curso relajado (certificando los 42 puntos lo antes posible) y que permita a la afición y a los jugadores disfrutar del premio de la permanencia en la máxima categoría un año más.


ARTÍCULO PATROCINADO POR