domingo, 23 de marzo de 2014

El Levante Juvenil únicamente puede empatar ante el Cartagena

En un duelo intenso por la situación de ambos equipos, en busca de objetivos diametralmente opuestos, el marcador ha querido determinar unas tablas que se antojan algo irreales en vista del bagaje ofrecido por ambos conjuntos. El empate deja un sabor amargo en las filas levantinistas, conscientes de su notoria superioridad, y una sensación de enorme alegría para un Cartagena que busca evitar el descenso a toda costa. 

-Fotografía: Encuentro ante el Albacete Juvenil/VLC News-
Dos ocasiones de Matías Aquino en los primeros compases del choque hicieron prever el guion del mismo. El dominio azulgrana era absoluto y los murcianos parecían conscientes de que únicamente una gran actuación de su guardameta y unas pequeñas dosis de bendición divina les iban a permitir, como así fue, puntuar en Buñol.

Pasada media hora de encuentro, Christian puso al Levante por delante al aprovechar el único regalo, por llamarlo de alguna manera, en forma de rechace del portero visitante. El control total del choque permitió estirar más si cabe las líneas y generar nuevas ocasiones que no se materializaron en forma de gol.

El paso por vestuarios mostró a un Cartagena más ambicioso que, mediante acciones de escasa elaboración grupal, buscaba plantarse en los dominios de Botella y sorprender al guardameta local. Tras un primer aviso, Antonio, a falta de veinte minutos para la conclusión, estableció las tablas definitivas al anticiparse a la zaga en un centro lateral.

Los chicos de Villa empujaron hasta el final y, de no ser por la espléndida actuación de Álex bajo palos, hubieran logrado de nuevo desequilibrar el tanteador en su favor. La felicitación de los suyos fue un fiel reflejo de la valía del punto para un Cartagena que da un pasito más hacia la salvación. Por su parte, el Levante observa cómo la primera plaza se queda, de manera definitiva, en manos del Valencia de Rubén Baraja.

ARTÍCULO PATROCINADO POR