jueves, 30 de enero de 2014

Una derrota insignificante

El Levante UD sucumbió por un contundente cinco a uno en su visita al Camp Nou en el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. Tras un tanto inicial de Sergi Roberto en propia portería, los hombres de Caparrós se vieron superados por un Barcelona muy superior que alimentó el caudal de goles de una eliminatoria ya prácticamente sentenciada con los cuatro tantos en Orriols.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Con muchas novedades en el once, el cuadro levantino quiso inquietar al escaso público presente en el graderío y, gracias a un testarazo de Vyntra que golpeó en Sergi Roberto, se puso por delante en el electrónico. Sin embargo, el dominio poblacional y de posesión del Barcelona fue poco a poco incrustando a los valencianos en su área. Tal fue así que, de las botas de Adriano, surgió el gol de la igualada. Golpeo lejano con la zurda que sorprendió a Javi Jiménez.

Justo antes del descanso, Puyol aprovechó un saque de esquina para picarla con un buen cabezazo que sirvió para poner a los suyos por delante. 

El paso por vestuarios supuso la puntilla definitiva a las aspiraciones y honra levantinistas. Dos tantos casi consecutivos de Alexis, con la colaboración del meta riojano, precedieron al colofón final de Cesc Fàbregas, quien redondeó el cinco a uno definitivo. Los minutos de Pallardó y de Jordi César fueron las notas positivas de una noche intranscendente y de una insignificante derrota que permitirá recargar las pilas de cara al compromiso del próximo sábado frente al Rayo.


ARTÍCULO PATROCINADO POR MI TIENDA DE LIMPIEZA