jueves, 2 de enero de 2014

La incertidumbre sobrevuela Mestalla

El Valencia CF se ha convertido en un polvorín total durante las últimas semanas de 2013. La destitución de Miroslav Djukic, la posterior ocupación interina de Nico Estévez en la última semana de competición y la llegada de Juan Antonio Pizzi han suscitado un notable cambio y generado un desconocimiento general sobre la imagen que los pupilos blanquinegros presentarán el próximo sábado en el estreno del técnico argentino.

La convulsa situación social, además, no ha hecho sino que aderezar un desaguisado cuya solución es totalmente aleatoria. Peter Lim, Jorge Mendes y Amadeo Salvo han acaparado, junto a los amigos de Bankia, todas las portadas de la prensa deportiva valenciana.

-Fotografía: cadenaser.com-
Juan Antonio Pizzi, de campeón con San Lorenzo a timonel valencianista

Tan solo unas horas después de hacer campeón a San Lorenzo de Almagro y después de la derrota del Valencia CF en el Vicente Calderón y posterior despido de Djukic, el nombre del espigado argentino comenzó a asociarse de manera reiterativa al banquillo de Mestalla. Además, la llegada de Roberto Fabián Ayala a la secretaría técnica ché no fue sino el canalizador fundamental de la contratación del ex jugador valencianista. Un entrenador exigente y metódico que busca un fútbol claro y contundente, sin excesiva circulación del balón y con cierta vocación ofensiva.

Richino empieza a poner las pilas

-Fotografía: VLCNews-
Junto a Pizzi ha aterrizado en Valencia el preparador físico Alejandro Richino. Fiero, bravo y meticuloso, los jugadores blanquinegros ya saben cómo se las gasta. No deja pasar una, lleva al límite y no tolera ni una sola falta de concentración. Después de las palabras de Ricardo Costa sobre los métodos y sistemas de su anterior equipo técnico, parece que al fin la exigencia vuelve a la preparación grupal de un bloque que había sintomatizado una preocupante falta de intensidad.

Empezar desde cero

Muchos de los futbolistas que perdieron gran protagonisto bajo la batuta de Djukic se encuentran ante una nueva oportunidad para tratar de convencer de su valía a Juan Antonio Pizzi. Víctor Ruiz, Parejo, Éver, Míchel, Postiga o Feghouli son solamente unos cuantos de los que recuperarán el crédito perdido en la primera mitad de la temporada para eregirse como protagonistas positivos del escenario valencianista.

-Fotografía: MARCA-
Jonas, detrás de Postiga

En lo ensayado en la jornada de hoy, el nuevo preparador ha juntado en la punta de lanza a Jonas y Hélder Postiga. El luso se encuentra con la dicotomía de seguir en Mestalla o marcharse en busca de los minutos necesarios para no faltar a la cita mundialista de verano, por lo que de su hacer en las próximas semanas y de la confianza que en él deposite el míster dependerá su decisión final. Por otra parte, el brasileño, elegido por Miroslav en sus últimos partidos como máxima referencia ofensiva, parece que retrasará ligeramente su posición en el esquema (equiparando su papel al de Correa en San Lorenzo) para acompañar los movimientos de los hombres de banda (Feghouli y Piatti, presumiblemente) y generar situaciones de superioridad con más facilidad.

Fragilidad defensiva

Si el Valencia acusó algo en la etapa de Djukic, además de su escasa capacidad para fabricar ocasiones de gol, fue una auténtica fragilidad defensiva en diferentes planos: errores en el posicionamiento, falta de entendimiento, escasez de coordinación en el balón parado y debilidad mental. Mathieu pasó de ser en junio uno de los centrales referencia de la competición y el gran descubrimiento de Ernesto Valverde a convertirse en uno de los señalados por la afición. Ésta será, sin lugar a dudas, uno de los puntales y de las grandes bazas de Joaquín Caparrós en la preparación del choque.