martes, 25 de junio de 2013

Levante UD Femenino 2012-13: Solo faltó la guinda al pastel

Terminó una nueva temporada de fútbol. Un año que para la categoría femenina del Levante UD se podía catalogar de brillante, con un notable alto. Con la marcha de jugadoras importantes como Alexia Putellas (pichichi del equipo 2011-12) pero con la llegada de otras como Buceta, Alharilla, Sonia Prim,... comenzaba un nuevo proyecto con la ilusión de mejorar cada día más.
Levante UD 2012-13 (Foto: Voro Ortiz)
La primera prueba sería en Nazaret contra el Prainza Zaragoza (precisamente también el último partido) y se lograba ganar gracias a un gol de Buceta. El primero de los once que marcaría a lo largo de la Liga. Sin embargo, el comienzo de curso fue irregular. A pesar de que también se lograba imponerse en los dos primeros partidos a domicilio, se perdería como local ante un recién ascendido Sevilla, más tarde contra el Athletic y en la visita al Sporting de Huelva. Eso dejaba a las de Antonio Contreras en una zona medio-baja de la tabla. Para más inri, las lesiones (que fueron una tónica habitual) comenzaron a producirse desde bien pronto, incluida la importante ausencia de la capitana Maider Castillo y Andrea Esteban que dejaba unas de las imágenes más tristes.

Desde la jornada diez a las trece, el Levante encadenó diez de los doce puntos posibles, ganando además el derbi al Valencia CF con un gol de Anabel. Pero al recibir al FC Barcelona (posterior campeón del título) se perdería -precisamente- con un tanto de la ex-levantinista Alexia. Llegaba el ecuador del campeonato y el Levante no andaba muy lejos de los primeros puestos, encadenando además una racha de seis partidos sin perder que le aupaban definitivamente tras Athletic, Barça y Atlético, mientras competía con Espanyol y Rayo Vallecano (que posteriormente se descolgarían) por la cuarta posición.

Foto: Boro Vendrell / @Fotografiaslud
Durante este tiempo se produjo la marcha de María Miret al Sant Gabriel y la incorporación de Iris Domínguez desde el Villarreal CF. En cuanto a lo deportivo, tras una derrota en el complicado Lezama y frente al Espanyol en Nazaret, se cosechaba en Vallecas un fenomenal triunfo al ganar por 2-3 al Rayo Vallecano. A ésta habría que sumar después victorias consecutivas contra el Llanos de Olivenza, Sant Gabriel, Atlético de Madrid, Valencia (0-2) y Real Sociedad. Otras seis jornadas con todo victorias que le permitieron intentar arrebatarle la tercera plaza al Atlético a falta de dos jornadas. Pero se visitó a un Barça que se estaba disputando el título y se perdió por la mínima. Ya en un último encuentro intranscendente, se goleaba por 7-0 al Lagunak.

Y llegaba la Copa de la Reina. Esta vez el Levante sí se clasificó, al ampliarse hasta ocho los equipos que la disputaban. En el sorteo de cuartos de final quedaba emparejado contra el RCD Espanyol. Bonito duelo entre las reinas de copas. Tras un empate a uno en Barcelona, en la vuelta se tiró de casta y se remontó un resultado adverso para pasar a la siguiente fase. El Prainsa Zaragoza sería el rival de semifinales. Un 0-0 dejaba la eliminatoria abierta para Valencia. Alicia acercaba al Levante a la final con un gol de vaselina, pero un gol de falta directa de las visitantes en el minuto 89 dejaba fuera de la final a las valencianas. Duro golpe para poner fin a una temporada que solo le faltó la guinda al pastel. Una guinda que hubiera sido la final copera y la posibilidad de volver a aspirar a un título. Este próximo año se volverá a intentar.


ARTÍCULO PATROCINADO POR FOTOGRAFIASLUD