sábado, 20 de abril de 2013

La imperiosa necesidad de recuperar la identidad

El Levante visita en la tarde noche de hoy sábado el Nou Camp con la idea de redimir los pecados que condenaron al equipo a una contundente derrota por cero tantos a cuatro el pasado fin de semana ante el Deportivo de la Coruña. La afición es consciente de la dificultad que entraña visitar el feudo barcelonista, si bien la extrema y razonable fijación en el doble enfrentamiento ante el FC Bayern por parte del cuadro catalán hace que las expectativas de puntuar sean, cuanto menos, algo más optimistas que en condiciones normales.

La línea de regularidad y competitividad de los chicos de Juan Ignacio Martínez se ha visto alterada sobremanera en los últimos tres meses. Es absurdo negar que el equipo no rinde al mismo nivel, si bien poner en duda cualquier atisbo de compromiso e implicación raya la absurdez. Los jugadores han asimilado un bagaje de partidos enorme y el desgaste, tanto a nivel físico como psicológico, se ha hecho notar. Además, la polémica salida de Oba Martins en plena competición rumbo a Seattle ha dejado en estado de alarma la punta de ataque azulgrana. De los tres hombres sobre quienes se fijó el proyecto al inicio de curso (Martins, Gekas y Ángel), ninguno de ellos sigue formando a día de hoy parte de la plantilla. La llegada de Acquafresca no ha supuesto el estímulo esperado, mientras que a los destellos de Roger únicamente les falta el tino y esa pizca de suerte para convertirse en letales y demoledores.


Un Roger que forma parte de la expedición desplazada a Barcelona junto al zaguero Héctor Rodas (quien durante los últimos dos partidos se había quedado fuera de la citación) y al mozambiqueño Simao Mate, como grandes novedades. El centrocampista africano, aprovechando la baja por sanción de Vicente Iborra, podría contar con sus primeros minutos como azulgrana. Por su parte, dado su paupérrimo rendimiento en las últimas semanas, y especialmente el pasado sábado, el alemán Chris Lell se queda junto a Juanlu, Dudka y Nikos en tierras valencianas. El lateral germano parece más centrado en dibujar su futuro a corto plazo, mantiendo ya contactos con algunas entidades de su país natal.

Se puede perder, empatar o ganar (sabemos que la lógica apunta a una derrota sin paliativos), pero la necesidad de recuperar la identidad y la ilusión priman sobre cualquier otra cosa. Que cuando den las diez, podamos sentirnos orgullosos e identificados con el equipo. El resultado, hoy, es lo de menos...


PREVIA PATROCINADA POR ERVIMA GRUPO