viernes, 1 de marzo de 2013

Valencia CF - Levante UD: Un Mestalla teñido de azulgrana

Con el culebrón Martins de fondo, todos los focos de la prensa en las horas previas al derbi apuntan de manera directa sobre el nigeriano y los directivos levantinos. La negativa del club a facilitar su salida, remitiéndose a la cláusula de rescisión, no ha sido nada del agrado del ariete, quien ha mostrado un comportamiento realmente mezquino con el equipo que le ofreció la oportunidad de renacer como futbolista.

Martins celebrando el gol del Levante 1-0 Valencia
No obstante, los aficionados no olvidan que en apenas veinticuatro horas, un partido muy especial espera en Mestalla. Un encuentro que, probablemente, sea el primero que cualquier seguidor de ambos conjuntos busca en el calendario, y cuya fecha queda marcada en letras de fuego durante todo el curso. El reparto de elogios mutuos entre Ernesto Valverde y Juan Ignacio Martínez no esconden una realidad que ajusta al Valencia el cartel de teórico favorito. La dificultad del cuadro azulgrana para sumar de tres en tres (no vence en Liga desde el pasado 26 de enero) y todo el murmullo extradeportivo no son sino alicientes para un equipo nutrido en el sentimiento colectivo.

Los precedentes en el feudo valencianista, lógicamente, son de todo menos esperanzadores. Sin embargo, la paridad observada desde el pasado curso entre los dos combinados y las bajas que presenta el cuadro albinegro prestan un voto de fe y confianza. Adil Rami lesionado y Ricardo Costa y el argentino Éver Banega sancionados provocarán notables cambios en el once incial del Txingurri, quien podría optar por formar con David Albelda y Víctor Ruiz en el eje de la zaga.

Por su parte, Juan Ignacio no desvelará hasta apenas unas horas antes la incógnita Martins. En caso de no ser citado, su puesto lo ocuparía, a priori, el italiano Robert Acquafresca. El espigado delantero tendría un estreno a lo grande, lo cual no se cree especialmente conveniente desde el seno del cuerpo técnico. Por ello, la opción de que Valdo (no hablamos de Roger al encontrarse sancionado) forme como referencia no queda completamente descartada.

Cualquier pronóstico es estúpido, cualquier predicción es inútil. En un partido así, más que nunca, la historia se escribe en noventa minutos. Que el fútbol decida.


ARTÍCULO PATROCINADO POR ERVIMA GRUPO