viernes, 8 de marzo de 2013

Moscú dictará sentencia para Levante o Rubin Kazan

Empate a nada o a todo entre Levante y Rubin Kazan. No hubieron goles en el Ciutat de València. Ambos lo intentaron y jugaron mucho tiempo en inferioridad, pero finalmente nadie batió a los guardametas y el clasificado se decidirá en la vuelta.

Martins pugna por un balón (Agencia EFE)
El encuentro comenzaba, y un córner ejecutado por Barkero encontró a Ballesteros para que estrellara su remate en el palo. Pudo significar partir con ventaja desde prácticamente el inicio. Fue entonces cuando los equipos comenzaron a estudiarse, sin correr riesgos y dejando primeramente la iniciativa al Levante. El equipo blaugrana plantó una línea de tres por detrás de Martins y buscó el juego por banda con incorporación de los laterales. Por su parte, el Rubin Kazan se hallaba bastante desaparecido, falto de ideas y jugando mucho al toque. Las muestras ofensivas de los rusos llegaban mediante tímidos avisos lejanos, con tal de concluir jugada y que el rival no ejerciera la contra. Ya con el tiempo cumplido, en una jugada desde banda derecha, Míchel estuvo a punto de marcar, pero el portero salvó el gol bajo la misma línea de gol.

En la reanudación, tras un nuevo aviso de Míchel, el Rubin se quedaría con un hombre menos debido a la expulsión de Ansaldi por doble amarilla. Pero poco duró esta ventaja, ya que dos minutos después el Levante veía como, por una durísima entrada de Míchel, también se quedaría con diez. El partido se rompió en el medio del campo y entró en un gran desgaste físico a partir de un tiro lejano de Barkero que terminó por alto. Eran idas y venidas, la ley del más fuerte. El apoyo de la afición granota hizo que por momentos el Levante se aproximara al gol, con un Martins con ganas de gol. Aunque definitivamente los valencianos terminaron pidiendo la hora debido a un par de errores defensivos y un cabezazo de Rondón dirigido hacia la escuadra que salvó Keylor Navas. A la fin, cero a cero en el electrónico y Moscú dictará sentencia para uno u otro equipo.


CRÓNICA PATROCINADA POR ERVIMA GRUPO