martes, 26 de febrero de 2013

Un fracaso concebido desde la ignorancia

El partido de hoy es fiel reflejo del paradigma deportivo que cumplen los clubes inmersos en competición europea. No lo digo desde el ventajismo, sino desde la más sincera elocuencia que emana en mí apenas una hora después de ver cómo el Levante ha sido capaz de tirar tres puntos fuera del tiesto de la tranquilidad. Lo ha hecho de una manera absurda y ante un rival que, pese a ser aguerrido y correoso, tampoco ofreció méritos extraordinarios para alzarse con el triunfo.

Los comentarios del graderío, en ocasiones insensatos y envueltos en puro nervio y sentimiento, se aproximaron de manera certera a una realidad algo marchita. Un equipo desdibujado, que perdía intensidad con el paso de los minutos y que se dejó llevar por la inercia que esperaba y deseaba Mendilíbar desde el banquillo navarro. Los cambios, muy criticados, no fueron los más acertados. Aunque en este aspecto, como siempre me gusta decir, es muy fácil juzgar una vez todo ha ocurrido. No en vano, el momento futbolístico por el que atraviesa Valdo es preocupante y la aportación de Dudka más que limitada (no como su masa corporal actual). 

Aún sin entrar en lo acaecido sobre el verde, es menester informar acerca del estado de Pape Diop. El senegalés, que quedó tendido tras un choque pocos minutos después de la reanudación, abandonó el campo en camilla y se dirigió a la Clínica Quirón, donde las pruebas realizadas han descartado cualquier tipo de lesión. El jugador pasará la noche en casa, algo que sin duda recompensa cualquier vacío de puntos.

-Fotografía: MARCA.com-
Sin duda, y ya en el plano meramente deportivo, todas estas palabras podían haberse ido al traste de no ser por la magnífica actuación del guardameta Andrés Fernández en la primera mitad. Dos ocasiones clamorosas de Obafemi Martins, en los minutos 7 y 17, precedieron a un remate del capitán Sergio Ballesteros que se topó con el poste en las proximidades del tiempo de descanso. El Osasuna parecía moverse a merced de un Levante bien comandado por Míchel, muy seguro en defensa y con un Keylor Navas más que acertado en los momentos clave. El genial trabajo del griego Loukas Vyntra como lateral sorprendió a muchos (recordemos que con Grecia y durante mucho tiempo en el PAO alternó ambos laterales con el centro de la zaga, posición a la que fue reconvertido) y se suma a la extensa lista de aciertos del secretario técnico Manolo Salvador.

Tras el paso por vestuarios, los equipos salieron con dinámicas radicalmente opuestas a las de los primeros cuarenta y cinco minutos. Despertó Osasuna, y así se lo hizo saber a un equipo azulgrana que careció de armas para contrarrestar la fuerte presión navarra. La desafortunada acción de la lesión de Diop mencionada con anterioridad precedió a una de las oportunidades más claras para el conjunto rojillo. El remate de Arribas se topó con el travesaño y, de manera milagrosa, no acabó en el fondo de las mallas.

Entraron Valdo y Dudka poco después de que Barkero reemplazase al centrocampista africano. El resultado de ambas sustituciones fue más que ineficaz, perdiendo el equipo por completo cualquier atisbo de chispa y electricidad en la dinámica de su fútbol. Y así, en el minuto 88 y con todo haciendo indicar que el empate campearía de inicio a fin en el electrónico, apareció el iraní Masoud. Un hombre desdichado, sin protagonismo, pero que firmó un tanto bellísimo, de esos que merecen un aplauso incluso del rival, y silenció por completo a una afición agazapada por el intenso frío. 

Para rematar, un error infantil en el tiempo de descuento permitió a Kike Sola ratificar la machada y otorgar un triunfo de oro para sus compañeros, que dejan a los pamploneses con un holgado colchón de cinco puntos sobre el límite de los puestos de descenso que marca el Celta de Vigo, y a apenas seis de un Levante que queda disipado en la zona templada de la clasificación. En apenas cinco días, espera la batalla de Mestalla...

- Ficha Técnica:
0. Levante UD: Kelyor Navas, Vyntra, Ballesteros, David Navarro, Juanfran; Diop (Barkero, m.66), Iborra, Ríos (Valdo, m.68), Rubén; Míchel (Dudka, m.73) y Martins.

2. CA Osasuna: Andrés, Marc, Rubén; Arribas, Damiá; Oier (Puñal, m.84), Silva, Raoul Loé, De Las Cuevas (Masoud, m.80); Armenteros y Nino (Kike Solá, m.73).

Goles: 0-1, m.88: Masoud. 0-2, m.90+: Kike Solá.

Árbitro: González González (C. Castellano-Leonés). Amonestó a los jugadores visitantes Damiá, Rubén y Raoul Loé.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 25 de la Liga BBVA disputado en estadio 'Ciutat de Valencia' ante 10.500 espectadores aprox. Se rindió homenaje al árbitro agredido en Mislata y se recaudaron fondos para una estatua de Manolo Preciado.


ARTÍCULO PATROCINADO POR ERVIMA GRUPO