martes, 11 de diciembre de 2012

Juanfran, un granota de prestigio

Quien iba a decir que un pequeño chaval que comenzó jugando en los campos de tierra del CD Serranos, terminaría pisando muchos de los campos más importantes de Europa y sería una de las leyendas del decano del futbol de la Comunidad Valenciana. Este es el caso de Juan Francisco García García, más conocido por el nombre de Juanfran.

Él comenzó dando sus primeras patadas al balón bajo el viejo cauce del río Túria, pero pronto el Levante fijó sus ojos en él y recaló en sus filas, siendo el inicio de algo más que una amistad.
Juanfran en sus comienzos con el Levante

Corría el año 1994 y por allá entonces Juanfran ocupaba posiciones más ofensivas. Desde el primer momento, tanto el corazón del jugador como el de su familia (quien se trasladó a vivir a Orriols) quedó impregnado por ese sentimiento de levantinismo, imposible de borrar y siendo  unos habituales a día de hoy en el Ciutat de València. Tres años fueron los que duró la primera etapa de Juanfran en el Levante, consiguiendo un ascenso a 2ª división. En ese momento llamó a sus puertas “el vecino”, y es que el Valencia CF le ofreció la posibilidad de jugar con ellos. Aunque fue una decisión difícil, terminó recalando en Mestalla, siendo una oportunidad para progresar en su carrera.

 Lejos del Levante, Juanfran ha tenido gran protagonismo en los clubes en que ha estado. En el Valencia fue habitual y consiguió su primer título: Copa del Rey de 1999. Dicho año, marchó al Celta, donde estuvo 5 temporadas, jugando competiciones europeas y recibiendo la llamada de la selección española para disputar el Mundial de 2002. Pocos jugadores que han vestido de granota, pueden presumir tambien de haber vestido “la roja”. Una imagen para el recuerdo son sus lágrimas de impotencia tras la eliminación de dicha competición.

Tras el descenso a 2ª divisón del Celta, jugó por primera vez fuera de España, estando dos años en el Besiktas y Ajax respectivamente. Con los holandeses sumó otros dos títulos, esta vez la Copa y Supercopa de los Países Bajos. Tras ello, volvió a nuestro país, fichando por el Zaragoza, con quien descendió en su segunda temporada. Con este nuevo descenso, el valenciano emigró a Grecia, militando en el AEK durante temporada y media y consiguiendo un subcampeonato de Liga.

Corría 2009. Juanfran estaba pasando por unos problemas físicos y había falta de comunicación con su entrenador. También era el año del centenario del Levante, que militaba en la división de plata, y el jugador fue fiel a sus palabras: “Me gustaría terminar mi carrera en el equipo que me vio nacer como futbolista y del que estoy muy orgulloso de sentir sus colores.”. Y así fue, Juanfran volvió a Orriols en el mercado invernal para jugar dos campañas y media con su club: el Levante. Mejor momento no pudo escoger, ya que junto a un gran grupo tanto dentro como fuera del campo, se consiguió el retorno a 1ª división. A pesar de no estar a su mejor nivel porque la edad no perdona a nadie y por estar sumido constantemente por problemas musculares, Juanfran demuesta dar de sí el 2.000% en cada encuentro, manchando de trabajo su camiseta azulgrana.



Juanfran celebrando el ascenso 2009/10
Al acabar la campaña 2011/12, el Levante se clasificó para jugar la Europa League. Algo histórico. Tan histórico como también fue que el primer gol oficial en dicha competición lo protagonizó Juanfran, después de nueve años sin ver portería.

Todos conocemos las características del jugador de Barona: rápido, de perfil ofensivo, con incorporaciones por banda, gran marcaje a los rivales,... En resumen: un defensa muy completo y polivalente.


Actualmente, el Levante tiene una de sus mejores plantillas de su historia y está obteniendo buenos resultados en la élite del futbol español. El año 2014 podría ser el de la retirada de Juanfran, pero la afición levantinista puede presumir de haber tenido en sus filas a un grandísimo jugador y un granota de los que defienden y presumen de su Levante por todos los lugares en que ha estado.


Por eso, un servidor -el que os escribe esto- se siente orgulloso de redactar estas palabras. Un artículo al que siempre he considerado y consideraré mi ídolo. Porque jugadores como Juanfran hay pocos, defendiendo además su pasión granota allá por donde estuvo. Y eso significa mucho. Eterno Juanfran.

Artículo patrocinado por ERVIMA GRUPO