domingo, 30 de septiembre de 2012

Sin fútbol ni ambición

Durísimo a la par que merecido. Así podríamos describir de manera certera el doloroso y severo correctivo que el C.A. Osasuna ha infligido en la tarde de hoy a un desalmado Levante, incapaz de hacerse en ningún momento con el control del encuentro y que se marcha de tierras navarras con una más que justificada preocupación tras la imagen ofrecida. El equipo no es incisivo, se muestra desordenado y carece del rigor táctico y de los mecanismos en transición que tan buen resultado le ofrecieron el pasado curso. Los cuatro tantos, todos ellos en la segunda mitad, son únicamente un reflejo de la desidia que exhibe el combinado azulgrana en sus desplazamientos, saldados todos ellos con derrota.

El inicio del enfrentamiento hizo patente la ansiedad de los pupilos de Mendilíbar, que partiendo la jornada en la última posición de la tabla clasificatoria, y sabedores de la victoria del Granada, pelearon acción tras acción por un triunfo que se antojaba balsámico. Por su parte, Juan Ignacio Martínez decidió formar de inicio con Martins en la punta de ataque, secundado por una línea de tres constituida por Barkero, Míchel y Nabil El Zhar, todos ellos jugadores con tendencia a buscar acciones interiores, y de sobra capacitados para asociarse con la pareja medular en busca de una salida ordenada de balón.

La carencia de fútbol y las imprecisiones en las combinaciones marcaron un primer acto romo y plano, donde dos latigazos de Timor, con una gran intervención de Gustavo Munúa, y Juanfran García (este último desde la línea de mediocampo) se convirtieron en las acciones más reseñables. Martins apenas entró en juego, y las defensas impusieron su fuerza y valor ante el temor a adelantar las líneas de ambos conjuntos.

La segunda mitad comenzó con un Osasuna enchufado, que sin demasiados artilugios técnicos ni tácticos pero con una enorme dosis de coraje, poco a poco fue encerrando a los visitantes en su campo. Diez minutos tardarían los navarros en estrenar el electrónico. Jugada por banda izquierda de Álvaro Cejudo, quien superó con notoria facilidad la marca del alemán Christian Lell, y que culminaría con un contundente disparo que repelió el poste izquierdo del marco de Munúa. El primer rechazo fue salvado de manera providencial en línea de gol por Juanfran García, tras disparo de Emiliano Armenteros, pero un incomprensible error de Vicente Iborra dentro del área grande permitió de nuevo al zurdo argentino contactar con el esférico y desatar la euforia en el graderío del Sadar. 

Juan Ignacio decidió poner sobre el verde toda su artillería, y dio entrada paulatinamente a Theofanis Gekas, Pedro Ríos y al joven Rubén García durante los minutos posteriores al tanto, sin ofrecer éstos el resultado esperado y ni mucho menos mejorando la pobre imagen ofrecida hasta dicho instante. Un tímido cabezazo de Martins, que atrapó sin demasiados problemas Andrés Fernández, sirvió de preludio al segundo gol de los locales. Armenteros cedió para Llorente, quien no acertó a definir en el mano a mano, pero cuyo disparo terminaría rechazado en los pies de Roland Lamah para que éste firmase a puerta vacía el dos a cero.

Fruto de la desesperación llegarían los dos tantos finales, los cuales rubricarían un guarismo vergonzoso y sonrojante. Una pena máxima cometida por Juanfran García, transformada con elegancia por David Timor, y una acción de ataque en las postrimerías del tiempo de descuento remachada por Nino con pierna zurda detonarían de manera definitiva los últimos atisbos de moral e integridad de un equipo que no acostumbra a ofrecer partidos de un calado semejante. El Hannover 96 espera con las pilas cargadas el próximo jueves a las siete de la tarde (televisado por Cuatro), en un desplazamiento más que complicado y que precederá al ansiado derby del próximo domingo a las doce del mediodía en el templo de Orriols ante el Valencia. 

Ficha Técnica

Osasuna: Andrés Fernández; Oier, Lolo, Arribas, Nano; Annan (Raoul Loé, m.80), Timor; Cejudo (Lamah, m.77), Armenteros, Nino; y Llorente (Kike Sola, m.87).

Levante: Munúa; Chris Lell, Ballesteros, Navarro, Juanfran; Diop (Gekas, m.59), Iborra; El Zhar (Pedro Ríos, m.66), Michel (Rubén, m.73), Barkero; y Martins.

Goles: 1-0, m.54: Armenteros. 2-0, m.82: Lamah. 3-0, m.88: Timor, de penalti. 4-0, m.93: Nino.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Oier (m.28) y Nano (m.36) y a los visitantes Diop (m.17), El Zhar (m.62) e Iborra (m.69).

Incidencias: Partido de la sexta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio El Sadar ante 14.101 espectadores.