martes, 14 de agosto de 2012

Theofanis Gekas: El artillero fiel

La inminente marcha del marfileño Arouna Koné al Wigan Athletic de Roberto Martínez ha precipitado la llegada de quien será, teóricamente, uno de sus relevos en la punta de lanza azulgrana: Theofanis Gekas. El consagrado ariete heleno firmará por una temporada fija más otra opcional en función de objetivos, y en las próximas horas se desplazará a Valencia para formalizar su vinculación y superar las pertinentes pruebas físicas. Desde Mundo Levante UD, os presentamos un breve texto acerca de su trayectoria profesional y sus principales atributos deportivos.

Gekas, a sus 32 años de edad, disfrutará de una nueva oportunidad al máximo nivel, en un campeonato de gran exigencia y con el acicate europeo como premio añadido. Nacido en Larisa (Grecia), Theofanis dio comienzo a su dilatada carrera profesional con apenas diecinueve años, después de despuntar y transmitir sensaciones muy positivas y esperanzadoras en categorías inferiores. Lo hizo en el equipo de su ciudad natal, militante en la Segunda División del fútbol griego. Tres temporadas, con un bagaje de 16 tantos en 61 encuentros disputados, fueron credenciales suficientes para que el Kallithea FC decidiera incorporarlo a su disciplina. En su primera campaña, logró dirigir al cuadro ateniense a la élite, y durante las tres siguientes, hasta enero de 2005, firmó nuevamente unos registros más que notables (41 goles en 100 partidos).

Su excelente trayectoria fue aval suficiente para firmar, en el mercado de invierno, con uno de los gigantes del fútbol heleno, el Panathinaikos. Los aficionados tenían serias dudas acerca de la posibilidad de que el atacante fuera capaz de trasladar su genial rendimiento a un combinado de mayor exigencia, con la responsabilidad que ello contraía. Sin embargo, en apenas unos meses desvaneció todos esos miedos y se proclamó máximo artillero de la competición, sin olvidar su estreno con la selección absoluta de Grecia en un partido de la Fase de Clasificación de la Copa del Mundo de 2006 en el mes de marzo de 2005 (ante Albania).

La siguiente temporada, de nuevo en las filas del PAO, se coronó como segundo máximo goleador del campeonato, y volvió a dar muestras de su impecable affaire con el gol.  No obstante, la negativa a prolongar su contrato y la llegada de Salpingidis procedente del PAOK de Salónica, catalizaron su marcha al fútbol germano, concretamente a las filas del VfL Bochum.

Su estreno en la Bundesliga no pudo ser más exitoso y satisfactorio, convirtiendo 20 tantos en 32 encuentros y confirmándose como uno de los jugadores revelación de la competición. Tanto es así que, apenas dos meses antes del fin de la misma, el Bayer Leverkusen anunciaría su contratación para los próximos tres años. Quizá este período se puede calificar como uno de los más apáticos a nivel profesional de Gekas, que fue incapaz de conectar con la filosofía respirada en el Bay Arena. Sin embargo, rubricó trece dianas en cincuenta partidos con la camiseta rojinegra, además de firmar breves períodos en calidad de cedido en el Portsmouth inglés y en el Hertha de Berlín, club al que no pudo ayudar a salvar la categoría pese a sus seis goles anotados en 17 partidos.

El Eintracht de Frankfurt y el Samsunspor turco han sido sus dos últimas experiencias antes de llegar, con la carta de libertad bajo el brazo, de las filas del cuadro otomano. Además, ha sido uno de los máximos anotadores de su selección, con 22 tantos en 62 internacionalidades, sin olvidar la disputa de competiciones de máximo nivel internacional como el Mundial, la Eurocopa y la Copa Confederaciones. 

Theofanis llega ahora al Levante con el objetivo de demostrar una vez más (en esta ocasión en uno de los más laureados campeonatos) sus capacidades y aptitudes, y tratar así de lograr una cifra de goles acorde a sus habituales sobresalientes registros. El heleno es un ariete rápido, explosivo en la arrancada, que arma con rapidez y potencia la pierna y ejecuta sin piedad y con acierto a sus rivales. Muy oportunista y trabajador, también es capaz de jugar la pelota de espaldas y de protegerla para dar salida al equipo, disfrutando así de los espacios generados por las defensas enemigas, que sufren para fijar su marca debido a su constante movimiento por todo el amplio de la parcela ofensiva. Un estilo de juego como el del Levante se le adecúa perfectamente, similar al practicado por el combinado nacional heleno, con un bloque férreo que busca los contragolpes y el fútbol directo. Con todo esto, esperamos y deseamos que Fanis sea capaz de ofrecer muchas tardes de alegría a la afición azulgrana, pero que ante todo deje sobre el verde todas y cada una de las gotas de talento y sacrificio que emanen de su interior. 

Porque ya os lo adelanto: el artillero fiel está aquí… y es de los nuestros.