jueves, 30 de agosto de 2012

Levante - Motherwell: A noventa minutos del Olimpo

Si hace justo siete días hablábamos de lo especial que era para el gremio levantinista el estreno europeo en tierras escocesas, la tarde de hoy no se aleja demasiado en emotividad y sentimiento. Por primera vez desde su construcción, ya hace más de cuarenta años, y por primera vez en la historia de una entidad centenaria, el Levante UD disputará un encuentro oficial a nivel continental como local, sumido en el cariño y apoyo de una hinchada inmejorable. Las lágrimas brotarán de los ojos más sensibles y las sonrisas, tanto al inicio como, esperemos, al final del enfrentamiento, serán un elemento común en todos los fieles aficionados que se den cita en apenas unas horas en el Ciutat de València.

El estupendo resultado del encuentro de ida debe ser margen suficiente para afrontar con tranquilidad los noventa minutos restantes, y de paso aprovechar para dosificar el esfuerzo y la exigencia a la que se han visto sometido algunos jugadores de cara al encuentro del próximo domingo ante el RCD Espanyol. El dubitativo estreno liguero, con la severa derrota en tierras pucelanas el pasado lunes, no ha ensombrecido la hazaña que esta noche puede culminar un grupo de profesionales excepcional cuyo adalid de la humildad ha movido más que montañas durante los últimos meses.

-Foto: AS.com-

La gran novedad de la lista de convocados será el lateral zurdo Juanfran García, ya recuperado de las molestias que le han tenido apartado del grupo a lo largo del mes de agosto. No sabemos si será de la partida o no, ni las modificaciones que Juan Ignacio Martínez tiene en mente presentar en un once inicial en quien el único que parece claro tendrá su sitio asegurado es el guardameta costarricense Keylor Navas. Su buena actuación en el partido disputado en Fir Park, sumada al excelente trabajo durante la pretemporada, permitirán que el centroamericano cuente con la confianza continua del míster para la Europa League y la Copa del Rey, dejando el campeonato doméstico en manos de Gustavo Munúa, quien también atraviesa un sensacional estado de forma.

El Motherwell, con un arsenal de aficionados que ayer disfrutaron de las fiestas de la Tomatina de Buñol conscientes de la complejidad de superar a un equipo que se encuentra en estos momentos un escalón por encima, ha viajado impregnado en un sentimiento francamente pesimista, buscando concienciarse de que el encuentro de hoy debe servir íntegramente como premio a la genial campaña que cuajaron el pasado curso, disfrutando de él y sin renunciar a nada según avancen los acontecimientos. 

Granotas, Mónaco nos espera. ¡Macho Llevant!