sábado, 18 de agosto de 2012

Dariusz Dudka: Es tu momento

Los nuevos refuerzos del Levante UD para el próximo curso están generando un pequeño cisma moral en el seno de la afición y de los analistas deportivos. Éstos últimos se muestran francamente entusiasmados con la forma de enfocar las llegadas y la explotación del mercado internacional. No obstante, la hinchada azulgrana no está del todo convencida de que la manera de proceder sea la más acertada, sabiendo perfectamente que el vestuario levantino es uno de los bastiones sobre los que se sostienen las esperanzas del próximo proyecto, y cuya europeización no parece la mejor forma de fortalecer el núcleo de unión y la integración de cada uno de los miembros de la plantilla.

Sin embargo, algo que nadie puede poner en tela de juicio es que los últimos jugadores que han aterrizado en el Ciutat de València de la mano de Manolo Salvador atesoran experiencia y recorrido en otros campeonatos de máxima exigencia, ofreciendo además unas garantías óptimas a nivel deportivo, siempre sin desembolso alguno para la entidad. Entre esos parámetros queda enmarcado el nombre de Dariusz Dudka, quien cerrará el cupo de incorporaciones, a priori, de la parcela medular del equipo de Juan Ignacio Martínez. 

Dariusz nació en Kostrzyn nad Odra (Polonia) el 9 de diciembre de 1983, y al igual que algunos de sus nuevos compañeros, puede presumir de una trayectoria deportiva dilatada y prematura. Formado en las categorías inferiores del Celuloza Kostrzyn, con apenas dieciséis años fichó por el Amica Wronki, permaneciendo en su disciplina durante más de cinco campañas. Ese período de tiempo sirvió para despertar la madurez deportiva y personal del polaco, quien se vio envuelto en un delicado entramado cívico que se saldó con el fallecimiento de un conciudadano a causa de un atropello.

En julio de 2005, y por un montante aproximado de medio millón de euros, Dudka firmó un contrato con uno de los dominadores del fútbol nacional de su país, el Wisla de Cracovia. Su bagaje durante las tres temporadas que permaneció en la entidad cracoviana aglutina un total de setenta y nueve encuentros en los que anotó cinco tantos, los primeros de sus años como profesional. Consagrado como un stopper de jerarquía a nivel internacional, con una participación inclusive en la Copa del Mundo de 2006 con su selección, el Auxerre decidió abonar más de dos millones y medio de euros para hacerse con sus servicios en el verano de 2008. 

Durante sus cuatro campañas en tierras galas ha sido un fijo en los esquemas del cuadro borgoñés, disputando incluso la Fase de Grupos de la UEFA Champions League en 2010, además de establecerse de manera definitiva como uno de los pilares del combinado nacional polaco. El sorpresivo descenso del Auxerre a la Ligue 2 le ha abierto las puertas del mercado internacional en busca de una nueva oportunidad para demostrar su valía. Tras rechazar suculentas ofertas del mercado ruso, ha decidido recalar en el Levante UD, priorizando los valores deportivos y humanos por encima de mareantes montantes económicos.

Dudka integrará junto a Iborra, Pallardó y Diop la sala de operaciones sobre la que se gestará el entramado de juego azulgrana. Sin embargo, y a título personal, si la apuesta de Dariusz se enfoca a su rendimiento y desempeño como mediocentro, surgen algunas dudas en la planficación de la entidad o en el deseo de los técnicos en dicha parcela del verde. Con su llegada, el equipo contará con tres centrocampistas de corte marcadamente defensivo, y con un cuarto, Pape Diop, que pese a estar más capacitado para la circulación fluida del esférico, tampoco puede enmarcarse en el perfil de mediocentro creativo. Está claro que el Levante nunca ha adolecido la ausencia de un jugador meramente técnico en la medular (tal y como ocurría con la pareja Iborra/Xavi Torres), pero sí que ha sufrido de manera notable cuando no ha existido un recambio de garantías que haya obligado a contar con dos stoppers puros sobre el césped (caso de Iborra y Pallardó), algo que se agradeció sobremanera durante el pasado curso con la presencia constante de Francisco Javier Farinós. 

No obstante, el polaco viene con el deseo y el objetivo de  hacerse un hueco en el once inicial, y una de las bazas que jugará a su favor es su polivalencia, muy del agrado del técnico, quien le ve como un complemento ideal también en una posición nada desconocida para él, el centro de la zaga, en la que con frecuencia ha actuado tanto en el combinado nacional como en el Auxerre. Incisivo, peleón, astuto, excelente en el juego aéreo y con un tremendo carácter, Dudka llega a Valencia para recuperar esos valores, para reflotar esas virtudes que hicieron creer a muchos en su día que estaban ante un jugador distinto, un jugador diferente. Un Ciutat de València recientemente engalanado te espera con ilusión, alegría y entusiasmo. 

Dariusz, es tu momento.