martes, 17 de julio de 2012

Plataforma #VolemLaCopa (75º aniversario)

El fútbol es un mundo tan complejo como peculiar. Entre números, contratos e intereses económicos deambulan sin rumbo fijo los sueños y sentimientos de los muchos aficionados que todavía creen y confían en la honradez y el buen hacer dentro del mismo. No obstante, dentro de ese entramado tan bien hilado descubrimos, en ocasiones, situaciones y agravios comparativos propios de un patio de colegio. Todos aquí sabemos, además perfectamente, que el más grande y el más fuerte es quien tiene el poder dentro del grupo de clase. Si quiere la pelota para él, será toda suya. Si tiene hambre, el delicioso bocadillo de jamón y queso de alguno de sus compañeros cubrirá las necesidades de su inquieto paladar. Y por supuesto, si es derrotado en cualquier actividad, amenazará con puño de hierro a quien ose levantar la voz haciendo eco de tal indeseable suceso. Por el contrario, de proclamarse vencedor, se vanagloriará y regocijara entre los presentes, demostrando que el Statu Quo por él establecido  se cumple rigurosa y minuciosamente. Pues con tal sencillez es posible describir lo acontecido en 1937, año en que el Levante FC se proclamó campeón de Copa venciendo al Valencia en el mítico Estadio de Sarrià. Años de pelea y esfuerzo por un reconocimiento merecido, y que quizá de haberse decantado la balanza de la victoria en el sentido opuesto, ya hubiere sido otorgado.

Para bien o para mal, nuestra razón de ser nos ha destinado a un papel protagonista en la historia del trofeo copero. Dentro de un país que se vio envuelto en continuas convulsiones con motivo de una lucha de ideales y de poder, y cuyo regimiento moral y de actuación atravesaba (y atraviesa, por qué no decirlo) los límites de la desfachatez, el Levante FC asomó la cabeza en el plano deportivo, concretando y firmando algunos de los mejores años de la noble historia de una entidad centenaria. 

El primer hecho reseñable de la década de los años treinta, data de 1935, año en que el Levante FC (todavía previa fusión con el Gimnástico y vestido a rayas blanquinegras) alcanzó las semifinales de la competición copera. Valencia y FC Barcelona, dos pesos pesados, se convirtieron en los primeros escollos a superar. Un contundente triunfo como local por cuatro goles a uno, y una igualada a un tanto en el partido de vuelta, sirvieron para eliminar a los ché, máximo y eterno rival. 

En cuartos de final esperaba el rodillo azulgrana, que vio cómo tras dos empates en los dos encuentros de la eliminatoria (a dos goles en la Ciudad Condal y a uno en Valencia), el Levante FC le ridiculizó de manera inesperada en el tercer y definitivo duelo, disputado en Zaragoza, y que serviría para decantar el cruce y adquirir un papel de héroe a los jugadores ante una hinchada enloquecida y desbordada. Una plantilla mermada sobremanera en el plano físico fue incapaz de sobreponerse al Sabadell en semifinales, y se quedó a las puertas de una gesta histórica a la que sí fue capaz de dar forma y color dos años después.

En plena Guerra Civil Española, las competiciones oficiales habían quedado suspendidas; sin embargo, sí que se disputaría la Copa de la España Libre, como sustitución a la competición copera de cada temporada, con un trofeo dedicado, entregado y otorgado por el presidente de la II República Española, Manuel Azaña. En ella participarían los equipos de la Liga del Mediterráneo (Cataluña y Valencia), con la llamativa ausencia del FC Barcelona.

Cuatro equipos compondrían el cuadro del torneo, dos de cada región. Valencia, Levante, Espanyol se enmarcarían en un grupo cuyos dos primeros clasificados jugarían la final por el título. El Levante finalizó en primera posición, justo por delante de su eterno rival, el Valencia CF, con quien pelearía el triunfo definitivo. El partido de la final se disputó, como ya hemos recordado y bien conoceréis muchos de vosotros, en el honorable estadio de Sarrià. Valero, Calpe, Olivares, Dolz, Calero, Rubio, Puig II, Nieto, Martínez Català, Gaspar Rubio y Fraisón fueron los once hombres que saltaron al terreno de juego esa histórica noche de julio, en la que quizá eran conscientes de la magnitud que supondría para un club como el nuestro lograr un título, pero lo serían menos aún de la magnificencia y el valor sentimental que para muchos de nosotros ha adquirido por haber sido tratado así, como algo irrelevante e insignificante, digno de olvidar con rapidez, y por tratar de despojarnos de aquello que es nuestro y que nos pertenece.

Ellos dieron la cara por nosotros hace ya setenta y cinco años, y ahora nos toca a nosotros reivindicar nuestro derecho a sentirnos lo que somos, ganadores. El gol de Nieto en el minuto 78 de aquella final nos hizo campeones y merecedores esa Copa que tanto estimamos, y que pese a no estar reconocida, luce con orgullo y gallardía en nuestras vitrinas, y lo hará para siempre en nuestros corazones.


Nuestra aportación (#VolemLaCopa):

Tristemente y por desgracia, los levantinistas de a pie no tenemos el poder para dar validez a la Copa. Tampoco podemos obligar pistola en mano a que firmen el documento correspondiente que nos acredite oficialmente el título. Aunque ya conocemos como es esta injusticia que tantos años nos persigue (concretamente un total de 75, tres cuatros de siglo), seguiremos reclamando lo que es nuestro, lo que nos pertenece. Porque como diría el cantautor levantinista Lliure, "La Copa és nostra".

Lo que sí podemos hacer todos y cada uno de los granotas, tanto por nosotros mismos como por los familiares ya fallecidos que nos inculcaron este sentimiento, es levantar la voz y hacernos oír. Y más que nunca en un día como hoy, ante tal efeméride.

Por eso, desde Mundo Levante UD, hacemos un llamamiento para llevar a cabo una iniciativa común por toda la afición levantinista. Dentro de nuestras posibilidades y mediante las vías que nos movemos en esta humilde web que informa sobre el Levante UD, Internet y las distintas redes sociales son nuestra principal plataforma para haceros llegar la actualidad e información de nuestro club.

Esta iniciativa consistiría en que durante todo el día del 18 de Julio, publicar una gran cantidad de mensajes a través de webs o foros deportivos, Facebook y twitter (en especial este último) que contengan el lema  #VolemLaCopa , a la vez que se haga defensa y se reclame por la oficialidad de nuestra Copa de la República de 1937. Si se adjuntara el enlace a este artículo, también sería de agradecer y de utilidad para que se conociera más directamente la razón del porqué de este movimiento. El objetivo es conseguir que sea uno de los temas más comentados de la jornada y que llegue a ser conocido por cada uno de los puntos de toda España.

Porque si nos lo proponemos, juntos llegaremos lejos. Y aunque de poco pueda servir a la hora de la verdad, el honor y la historia del Levante Unión Deportiva está por medio. Bien lo merece. Recuerda, haz uso del #VolemLaCopa.