miércoles, 25 de abril de 2012

Por una semana especial

Se respira ambiente de semana grande en la entidad azulgrana. La iniciativa por parte de la directiva de obsequiar con dos entradas a cada uno de los abonados para convertir el Ciutat de València en una caldera en el partido del próximo sábado ante el Granada va por un excelente camino, y las taquillas se decoran con un goteo constante y continuo de aficionados. En este momento, las localidades están agotadas en Gol Orriols y Tribuna, mientras que quedan pocos asientos libres para aquéllos que deseen retirar sus entradas en Grada Central. Se espera un ambiente irrespirable, teñido de pasión y sentimiento, y que además se condecorará con un mosaico previo al inicio del choque.


Los capitanes (a excepción de Miquel Pallardó, que se ausentó por motivos médicos) han ofrecido en el día de hoy una rueda de prensa en la que ha hecho un llamamiento colectivo a la afición para los dos partidos que quedan por disputar como local en lo que queda de una histórica temporada, la mejor de los ciento tres años de historia de la entidad, ante Granada y Mallorca. 

Sergio Ballesteros se manifestó en este sentido instando a la parroquia levantinista a convertirse en el impulso definitivo que corrobore un año de ensueño, y que ojalá se culmine con un inolvidable final de curso que permita expandir al equipo su identidad por los campos de toda Europa. 

El centrocampista de Moncada, Vicente Iborra, también destacó la importancia de sentir el calor y el cariño de su afición en un momento clave como éste. Su gran temporada le ha abierto las puertas de algunos equipos punteros del panorama nacional e internacional, y su renovación se antoja, pese a las buenas intenciones del mismo de seguir vinculado al club, cuanto menos complicada para las arcas de la institución.

No ocurre lo mismo en el caso de Juanfran García. El lateral valenciano, que está cuajando una sobresaliente campaña, firmará el acuerdo de renovación por un año más la próxima semana. Juanlu Gómez, tras recuperarse de la lesión que le mantuvo cuatro meses alejado de los terrenos de juego, fue la viva expresión de la ambición, e insistió en que, llegados a este punto, los jugadores desean alcanzar el cuarto puesto, que llevaría como premio la disputa de la ronda previa de la máxima competición europea a nivel de clubes, la Uefa Champions League. 

No obstante, es consciente de la dificultad que esto entraña; sin embargo, ninguno de los miembros de esta plantilla cejará en el empeño por conseguirlo, y se dejarán cada ápice de su esfuerzo sobre el verde en los 360 minutos más determinantes y bonitos de tantos y tantos años de éxitos y desdichas.