miércoles, 11 de abril de 2012

Gijón, patria querida

El Sporting de Gijón recibe esta noche, con la necesidad que impera ahora mismo en tierras asturianas, a un Levante pletórico, que se siente capaz de cualquier cosa tras cosechar un empate en Mestalla hace poco más de una semana y vencer con claridad al Atlético de Madrid por dos goles a cero el pasado domingo. No debemos olvidar que ambos equipos disputarán entre sí una de las dos semifinales de la actual edición de la Europa League, por no entrar en términos presupuestarios.

Javier Clemente, por su parte, es consciente de la dramática situación de la entidad que ahora dirige, y sabe mejor que nadie que, todo lo que hoy no sea lograr los tres puntos, condenaría definitivamente al combinado gijonés a la penitencia de un descenso que se ha ido gestando poco a poco durante la temporada. Las críticas vertidas sobre el preparador de Baracaldo parecen desmedidas y dirigidas en la dirección errónea. La planificación deportiva del pasado verano ya dejaba a la vista las deficiencias técnicas y en términos de calidad con que cuenta una plantilla que parece tener la cabeza en otra parte, si bien sería absurdo negar que el efecto como revulsivo del míster vasco haya sido poco eficiente, por decirlo eufemísticamente.

Los jugadores valencianos, en visos al calendario que se aproxima y que determinará definitivamente las aspiraciones reales de aquí a final de temporada, saben que esta noche cuentan con una oportunidad idónea para sumar tres puntos que les mantengan en la pelea por las plazas europeas, y que suponga una estacada definitiva para su rival. Se especulaba con la vuelta de Juanlu a la lista de convocados, tras su recuperación hace prácticamente dos semanas, pero no ha sido así. Pese a poder contar con todos sus efectivos (a excepción de Asier Del Horno, al que le quedan aproximadamente diez días para ultimar su vuelta), el malagueño no forma parte de la expedición que ha viajado a tierras cantábricas. En la convocatoria tampoco se encuentran, por decisión técnica, ni Óscar Serrano, quien ha ofrecido un muy pobre rendimiento desde su llegada, fruto probablemente de su escasa preparación física durante la temporada, ni Miquel Pallardó.

Se esperan novedades en el once inicial, con la vuelta de David Navarro al eje de la zaga, de Farinós en detrimento de Iborra (que terminó el partido del pasado domingo con molestias físicas) y de El Zhar y Pedro Botelho en lugar de Valdo y Ghezzal, respectivamente. El buen rendimiento del espigado zurdo brasileño en los últimos encuentros le podría suponer la titularidad en el partido de esta noche en Gijón.

Clemente contará con ausencias significativas en casi todas sus líneas. Gregory, Eguren, Mendy y Carmelo serán baja por lesión, y complican más si cabe la necesidad de un triunfo que trate de albergar algún rayo de esperanza, y que rompa con la racha negativa de cinco encuentros sin conocer la victoria.

Dos tendencias, dos estilos, dos maneras de trabajar, y un único objetivo en forma de tres puntos que permitan a ambos conjuntos luchar y competir por sus intereses finales: la salvación, en caso de los asturianos, y la conquista de una plaza europea en el bando levantino. El dinero no lo es todo, amigos.


Alineaciones posibles:

-Sporting de Gijón: Juan Pablo; Orfila, Botía, Iván Hernández, Lora; Trejo, Nacho Cases, R.León, Colunga, De Las Cuevas; David Barral.

-Levante UD: Munúa; Pedro López, D.Navarro, Ballesteros, Juanfran; Valdo, Farinós, Xavi Torres, Botelho, Barkero; Koné.