viernes, 23 de marzo de 2012

¿Qué ha sido de...? : Paco Salillas

Durante los últimos años, el olfato de Manolo Salvador está siendo notable a la hora de cazar delanteros acertados de cara a gol y siendo una clara referencia en ataque. Javi Guerra, Felipe Caicedo y Arouna Koné han demostrado llevar dibujado en sus ojos la red de la portería.

En temporadas atrás no era así y el "gol granota" estaba más repartido entre los diferentes jugadores de la plantilla. Sin embargo, retrocediendo más allá en el tiempo, hay otros "9" que han quedado grabados en la memoria de la historia del club y de la sufrida afición levantinista. Uno de ellos es nuestro protagonista de hoy: Paco Salillas.

Este futbolista maño -concretamente de Zaragoza- ha militado en una gran cantidad de conjuntos, desde equipos de regional hasta de la 1ª división. Los caminos de Salillas y el Levante UD se encontraron en el año 1998. Por entonces, este bajito delantero se encontraba en las filas del Villarreal CF, que comenzaba sus años más dulces, con su andadura en la élite del futbol español.

Pero fíjense que caprichoso es el fútbol: Salillas no era uno de los hombres más utilizados, sin saber el potencial que podía desatar. No contento en el "submarino amarillo", el aragonés se comprometía con el decano de la Comunitat Valenciana, con la condición de poder seguir viviendo en Castellón, dónde se encontraba tan a gusto. El Levante no puso pegas.

Salillas se hizo con el número 9, ese que designa el llamado a ser héroe y dar puntos en el equipo. Desde bien pronto, Paco no falló y la cifra en su casillero particular iba incrementando a grandes pasos. 53 goles en partidos oficiales durante las 3 temporadas que estuvo jugando aquí; además en la segunda campaña fue el pichihi de la 2ª división con sus 20 goles.

Este delantero rápido, escurridizo entre los defensas y con mucho acierto, dejó una huella muy grande y pocos de los que le vieron jugar lo olvidarán. Decidió tras estos 3 años cambiar de aires, volviendo nuevamente a La Plana, concretamente al CD Castellón, con el objetivo de ascender a los "orelluts" a la división de plata. Volvió a hacer su aporte de goles y ser una pieza importante del equipo, pero el ascenso se resisitió. Tras otras 3 campañas en Castalia y ya con 36 años de vida, Salillas decidió tomarse el futbol más relajadamente, pero sin dejar de practicarlo.

En categorías de regional, disfrutó jugando y dando un toque de "elegancia" durante cerca de 6 años. El Alagón (el equipo del pueblo del que es natural), el Figueruelas y el Remolinos fueron sus últimos clubes. De este último, estuvo ejerciendo de entrenador-jugador, carecterizándole un fuerte carácter a la hora de impartir órdenes y teniendo alguna polémica con los árbitros. Entre ellas, una hacía recordar al episodio de la expulsión de Riga Mustapha, cuando uno de estos colegiados amenazó con expulsar a Salillas si no se quitaba los anillos para jugar, tras previamente haberle mostrado amarilla por ello.

En 2008, Don Francisco Javier García Ruiz -conocido popularmente como Paco Salillas- colgaba definitivamente las botas. Actualmente se toma la vida con tranquilidad, viviendo en tierras aragonesas y también yendo siempre que puede a Castellón, la otra ciudad en la que estuvo tan a gusto. Desde luego que fue un auténtico genio y cualquier granota estaría encantado de tener actualmente en sus filas otros jugadores del mismo estilo.