viernes, 9 de marzo de 2012

¿Qué ha sido de...? : Mustapha Riga

El éxito cosechado durante nuestro primer mes de trabajo (gracias, sin duda, a todos vosotros) y la ambición que nos caracteriza, hace que cada día nuestro deseo y nuestras ganas de trabajar e innovar sean más y más grandes. Muchos nombres han pasado por el Ciutat de València, dejando una repercursión más o menos considerable en las memorias y corazones de todos los aficionados levantinistas. En las tardes de fútbol en el templo de Orriols, surgen conversaciones que evocan a estos futbolistas, y en ocasiones, con una pregunta común en todos los casos: ¿Qué ha sido de...? Precisamente, ése será el título de nuestra nueva sección, que estrenamos hoy viernes. En ella, rescataremos de nuestro baúl de los recuerdos a jugadores representativos y contemporáneos de la historia más reciente de nuestro equipo, y hablaremos sobre qué ha sido de ellos y a qué se dedican en la actualidad, repasando su trayectoria y sus mejores momentos en la entidad.
Para inaugurarla, el elegido ha sido Mustapha Riga. Sus tres temporadas en el equipo, llegando como un futbolista absolutamente desconocido de las filas del Sparta de Rotterdam en el verano de 2005, dejaron una considerable huella en los aficionados granotas. Desde su estreno en el Vitesse, con tan solo 17 años, en el año 1998, Riga alternó sus presencias en el equipo de Arnhem como una cesión al RBC Roosendaal en el año 2000, donde cuajó una excelente campaña. 

Apodado La Bala, por su gran velocidad en la dirección del esférico y su excelente último pase, el mediapunta ghanés, aunque con pasaporte neerlandés, decidió acudir a la llamada de un Levante que acababa de palpar las mieles del descenso de una manera cruel, y buscaba un proyecto sólido y consistente que le permitiera, como así fue, recuperar la categoría. Fue uno de los pilares del ascenso, y hombre clave también en la permanencia en Primera División durante el curso siguiente.

Muy peculiar en ciertos aspectos, tanto personales como profesionales, las enormes rastas de Mustapha fueron un icono de un levantinismo que se vería sumido en un declive absoluto un año después, destapándose las heridas de una pésima gestión que duraba más de dos décadas, y que tarde o temprano debía caer por su propio peso. Cerró su etapa en el club con un bagaje nada desdeñable de 28 goles en tres temporadas.

Tras su salida, decidió probar suerte en la Premier League, acudiendo a la llamada del Bolton Wanderers. No obstante, su fracaso fue rotundo, y nunca fue capaz de adaptarse al estilo inglés, tan físico y veloz. Tras rescindir con el equipo de Owen Coyle en diciembre de 2010, y estar muy cerca de aceptar una oferta del Albacete, Riga se comprometió con el Cartagena en el mes de marzo del pasado año. Doce partidos a las órdenes de Juan Ignacio Martínez (actual entrenador del Levante) resumen la trayectoria del ghanés en tierras murcianas. Desde entonces, a sus treinta dos años, ha estado dos temporadas sin ficha profesional. Ahora busca una nueva oportunidad, en la India, concretamente en un equipo de la Primera División: el Pune FC. 

Poco queda de aquel niño que disputó el Campeonato del Mundo sub-20 con los Países Bajos en 2001, llegando hasta los cuartos de final del torneo, celebrado en Argentina. Sumido en el olvido, no queríamos desaprovechar la oportunidad de dedicarle este artículo como pequeño homenaje y muestra de cariño a lo que significó para todos los aficionados de este equipo. Siempre serás uno de nosotros.