martes, 27 de marzo de 2012

Paco Machancoses: un gesto de amor por su Levante UD. Vicente Rodríguez, su antítesis

- FOTO: Paco Machancoses ("Història del Llevant UD", vol.1) -


Tal vez muchos no conozcan esta curiosa historia. Un relato de un gran gesto por levantinismo de uno de los futbolistas de este club durante los primeros años de la historia del Levante. Un servidor también tenía desconocimiento de ella hasta hace bien poco, pero gracias a la magnífica obra "Història del Llevant UD" de Felip Bens y JL García Nieves publicada por la Editorial l'Oronella, tuve conocimiento de ella y me gustaría compartirla con todos vosotros.

Nos remontamos al año 1922 y como protagonista tenemos a un tal Paco Manchancoses. Dicho futbolista, ejercía de medio y jugó en el Levante FC en la primera mitad de la década de 1920. De niño se formó en las escuelas del club del Cabanyal y, aunque no fue un jugador que destacara en exceso, un gran gesto lo convirtió en una referencia para muchos.

En aquella época, era común el reunir a jugadores de los diferentes equipos próximos entre sí para disputar partidos contra otras plantillas de más nivel o realizar encuentros benéficos. En aquel año 1922, el recien fundado Valencia CF disputaba un enfrentamiento ante el poderoso conjunto del FC Barcelona. Para entonces, el conjunto merengue pidió al Levante para la ocasión la cesión de su centrocampista Manchancoses.

Paco amaba por encima de todo a su Levante, aunque cedió a jugar aquel partido con los de Algirós. Fue al saltar los jugadores al terreno de juego cuando se produjo esa muestra que sorprendió a tantos: "Mancha" llevaba la camiseta blanca del Valencia, sí, pero sobre ella llevaba colocado el escudo de su querido Levante. Aquel escudo que defendió toda su vida como jugador y que no podía llegar a entender el jugar sin él.

Un gran detalle que para muchos pasará desapercibido o no lo considerará de mayor importancia, pero para otras personas significará bastante y les entusiasmará porque es el orgullo y honor de jugar y defender el escudo del Levante allá por donde se va.

Y una muestra que en años recientes ha tenido su antítesis en otro jugador: Vicente Rodríguez. El de Benicalap recaló en el club de Mestalla, tras haber subido desde el juvenil al primer equipo granota. Al marchar, "Vicentín" renegó de sus orígenes y mostró desaprecio por nuestro Levante, ese club que le brindó la oportunidad de comenzar a jugar a máximo nivel. Nadie sabrá el porqué de ello, por mucho amor que pueda sentir al Valencia CF. Los granotas no exigimos que nuestros ex-futbolistas tengan cariño eterno a estos colores/escudo, pero que menos que una mínima muestra de respeto por el nombre del centenario Levante UD y no deshonrarlo.

Actualmente tenemos en nuestras filas varios jugadores con proyección y que la afición aprecia y se simboliza con ellos: Iborra, Héctor Rodas, Iván López,... Solo esperamos que si alguno de ellos termina recalando en algún momento en las filas valencianistas (nada descartable), al menos no demuestre ese odio como el anteriormente citado y siempre nos tenga dedicado un hueco en su corazón como el gran Paco Machancoses.