domingo, 18 de marzo de 2012

Don Rubén Suárez Estrada, titulado en volver hacer soñar a los granotas

Fiestas en Valencia, también en Castellón y para celebrarlo un derbi de la Comunitat. Un partido con dos equipos con los papeles cambiados respecto a años anteriores, siendo ahora el Levante el que triunfa. A la cita matinal en el Ciutat de València, más de 12.000 personas (1.000 de ellas desde La Plana).

Mucha espectación de ambas aficiones: la local buscando vengarse del descenso tras el 4-1 en el Madrigal, la visitante esperanzada de levantar a su equipo mediante sus cánticos. El match no dio mucho de sí en cuanto a ocasiones claras se refiere, pero fue muy vistoso y por momentos un no parar de correr de una zona del campo a la otra.

Durante el primer tiempo, los levantinistas llevaron el dominio del partido y ejercieron un buen juego, buscando crear peligro desde la pareja de centrocampistas o con apoyos de las bandas. Los dos hombres más avanzados de los granotas, es decir, Koné y Ghezzal, hicieron un buen trabajo en cuanto a movimientos, pero faltó su fútbol más práctico.

Por su parte, el Villarreal tenía como motor a Marcos Senna y por banda derecha insistieron más frecuentemente. Aunque parezca mentira, la primera ocasión algo clara del choque llegó en el minuto 43. Barkero fue el protagonista, con un tiro raso desde la frontal desviado a la derecha de Diego López. Con 0-0 y el sol pegando fuerte, se llegaba al final de la primera parte.

Al salir de vestuarios, el submarino amarillo dio sensaciones de poder adelantarse en el marcador. Marco Ruben mediante pases al hueco buscó sorprender a Munúa, pero el uruguayo reaccionó correctamente. Tras estas intimidaciones del conjunto castellonense, fue el turno del Levante, que disfrutó de varios saques de esquina consecutivos y que casi propicia un gol de Valdo.

Después de estas ocasiones y con el tiempo avanzando, la ya clásica jugada de balón largo de Munúa buscando a Koné, hizo errar a Diego López en su salida, aunque el delantero costamarfileño se confió y no pudo rematar posteriormente. Se anuló también un gol a Xavi Torres por fuera de juego.

Los entrenadores movieron banquillos. JIM incluyó a Rubén, Farinós y El Zhar, con todas sus armas más ofensivas y que hizo que el medio del campo se rompiera. Por su parte. Molina buscó cambios más defensivos, siendo uno de ellos el protagonista negativo del día: Marchena.

En el minuto 82, la grada del Ciutat se quedó helada. Una carambola entre varios jugadores estuvo a punto de significar un gol en propia puerta del Levante. Pero esta se volvió loca en el descuento y explotó como la traca final de una mascletà. 20 minutos duró el jugador del Villarreal anteriormente citado, viendo dos amarillas por faltas y siendo expulsado. En esa última falta, junto al área, con la barrera muy próxima y desde un ángulo muy complicado, el señor Don Rubén Suárez Estrada volvió a dejar de ser futbolista para convertirse nuevamente en mago. Nadie supo como lo hizo, pero su lanzamiento y con ayuda de Xavi Torres (autor del gol) terminó dentro de la meta rival para certificar otra de esas victorias épicas a las que ya nos ha "malacostumbrado" este pequeño mediapunta asturiano. Para delerio levantinista y tristeza grogueta, el Levante se llevaba el derbi por la mínima para seguir y certificar que es uno de los serios candidatos a luchar por plazas europeas. Horas después, se oficializaba la destitución de Molina como entrenador del Villarreal CF.


FICHA TÉCNICA:
---------------
Levante UD: Munúa, Javi Venta, Ballesteros, Cabral, Juanfran, Xavi Torres, Iborra (Farinós, m.71), Valdo, Ghezzal (El Zhar, m.84), Barkero (Rubén, m.67) y Koné.

Villarreal CF: Diego López, Mario, Zapata, Musacchio, Joan Oriol, Bruno Soriano, Marcos Senna, Castellani (Marchena, m.71), Nilmar (Camuñas, m.90+), Marco Ruben y Martinuccio (Hernán Pérez, m.80).

Gol: 1-0, min.91, Xavi Torres.

Árbitro: Clos Gómez (colegio andaluz). Amonestó a los locales Valdo, Juanfran y Javi Venta y por los visitantes a Zapata, Martinuccio, Hernán Pérez, Nilmar y Castellani. Expulsó a Marchena por doble amarilla.

Incidencias: partido de la jornada 28 de la Liga BBVA disputado en el Ciutat de València ante 12.200 espectadores. Los jugadores del Levante saltaron al campo con una camiseta en la que se leía "Ánimo, Abidal".