domingo, 12 de febrero de 2012

Un buen Levante sucumbe en su visita al Santiago Bernabéu

El Real Madrid sufrió, y requirió de una más que rigurosa pena máxima, acompañada de la expulsión de Vicente Iborra, para imponerse a un muy buen Levante, que recibió un excesivo castigo con el definitivo cuatro a dos que reflejó el electrónico. Juan Ignacio Martínez planteó un partido inteligente y solvente, pero la gran pegada de los atacantes locales y la inferioridad numérica de su equipo durante más de cincuenta minutos se convirtieron en dos hándicaps totalmente insalvables para el equipo granota.

El Levante se puso muy pronto por delante en el marcador. A los tres minutos de juego, Sergio Ramos derribó claramente al marroquí Nabil el Zhar después de que éste le robase la pelota con gran astucia. El libre directo lo ejecutó con gran clase desde el perfil derecho Francisco Javier Farinós, que colocó el esférico en el área madridista para que Gustavo Cabral cabeceara plácidamente en el segundo palo, totalmente libre de marca, habiéndola peinado el central de Camas. A posteriori del gol, el conjunto merengue tomó el control absoluto del partido. Las ocasiones comenzaron a sucederse una tras otra, frente a un combinado visitante excelentemente armado atrás, que se comportó como un auténtico muro para los intentos de asedio de los locales. Gustavo Munúa tuvo también gran parte de protagonismo en los primeros veinte minutos, con dos intervenciones de gran mérito a sendos disparos de Gonzalo Higuaín y a Cristiano Ronaldo, respectivamente.

Los hombres de Juan Ignacio buscaban el segundo gol en forma de contragolpes que dañasen el entramado defensivo blanco, enviando balones a Arouna Koné con la idea de que éste generase segundas acciones para los hombres de la línea de tres cuartos. Valdo hacía daño en la mediapunta con su movilidad y caída hacia los costados, mientras que Óscar Serrano y Vicente Iborra pusieron en aprietos a Íker Casillas con dos potentes lanzamientos desde fuera del área, bien solventados ambos por el guardameta local. En el minuto 35, Sergio Ramos perdió la noción de la razón con Asier del Horno, a quien propinó una patada indigna de un jugador de su categoría. Undiano Mallenco decidió únicamente amonestar al cuatro del Real Madrid, que mereció tomar el camino de los vestuarios. Siete minutos después, unas polémicas manos de centrocampista de Moncada supusieron la segunda tarjeta amarilla (la primera la vio por protestar la evidente acción de Ramos con Del Horno) y la consecuente expulsión de Iborra, además de una pena máxima que supuso la igualada en el electrónico, transformada por Cristiano Ronaldo. Con este resultado y con Arouna Koné mermado por constantes molestias en su rodilla izquierda, se llegó a un descanso en el que los jugadores visitantes plasmaron su indignación por el arbitraje recibido.

La vuelta de vestuarios trajo la entrada de Miquel Pallardó en lugar de El Zhar, con el objetivo de reforzar la medular y tratar de amarrar un empate que parecía utópico. Y únicamente cuatro minutos tardó el Real Madrid en certificar la remontada. Falta a favor del Levante, mal repliegue de los defensas visitantes, contragolpe mortal y el siete portugués que no perdona ante Munúa con un testarazo a servicio de Gonzalo Higuaín. El tanto desarboló las aspiraciones de un Levante que mostró su mejor cara en el feudo del líder de la competición, y apenas diez minutos después un inapelable disparó del delantero de Madeira, que supuso su particular hat-trick, sepultó por completo en sueño de una gesta que estuvo más cerca de lo esperado. Vigesimoséptima diana de Cristiano Ronaldo en Liga.

Sin embargo, si por algo se caracteriza este Levante, es porque jamás le pierde la cara a los partidos, porque se entrega cada minuto, y regala atisbos de esperanza a una afición que le nunca le deja de lado. Así, en el minuto sesenta y dos, Arouna Koné se empeñó en ponerle emoción al envite, logrando el tres a dos, y llevando la intranquilidad al graderío del Santiago Bernabéu. Centro de Óscar Serrano y cabezazo inapelable del ariete levantino. El cabreo de José Mourinho se hizo plausible, y poco tardaron sus jugadores en reaccionar y anotar el cuarto gol, obra de Karim Benzema. Poco que añadir desde ese momento hasta el final del choque. El Real Madrid aflojó y soltó el pedal del acelerador, y el Levante desistió y comenzó a pensar en un partido vital, en el que se enfrentará a un rival directo, como es el Rayo Vallecano, el próximo domingo a las ocho menos cuarto de la tarde, en horario Made in Roures. El Ciutat de València debe volver a convertirse en un fortín, y con la actitud de hoy, a nadie le cabe duda alguna que así será.



Ficha técnica:
Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Granero (Khedira, min. 75), Özil (Kaká, min. 80), Cristiano Ronaldo; Benzema, Higuain (Callejón, min. 66).

Levante: Munúa; Javi Venta, Ballesteros, Cabral, Del Horno (Pedro López, min. 48); Iborra, Farinós, Valdo (Botelho, min. 76), El Zhar (Pallardó, min. 45), Óscar Serrano; Arouna Koné.

GOLES: 0-1, min. 4 Cabral. 1-1, min. 42 Ronaldo (p.). 2-1, min. 49 Ronaldo. 3-1, min. 57 Ronaldo. 3-2, min. 62 Koné. 4-2, min. 65 Benzema.

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a los locales Ramos (36) y Pepe (49), y los visitantes Serrano (34) y Cabral (86). Expulsó a Iborra por doble amarilla (m.37 y 43).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada número 23 de la Liga BBVA, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu ante unos 67 mil espectadores.