martes, 7 de febrero de 2012

Iborra: un futbolista cuestionado pero pieza clave

Vicente Iborra, 24 años, de Moncada. En uno de los años de más problemas y en que quedó empañado el nombre del Levante UD, el joven canterano se sumaba al primer equipo en 2007/08. Por entonces actuaba como segundo delantero y a sus espaldas llevaba el número 30.

Durante aquella temporada y la posterior, las actuaciones de Iborra no fueron normalmente buenas y como consecuencia de ello la parroquia levantinista perdía en más de una ocasión la paciencia. Se decidió finalmente ir retrasando su posición hasta la del centro del campo, buscando tanto el beneficio del jugador como la del propio equipo.

Fue actuando ahí, como centrocampista, cuando poco a poco el actual 10 fue dando sus frutos. Ya en el año del ascenso, a pesar de las críticas, Iborra lideró el medio del Levante y desde sus botas dirigió el juego de los granota para terminar ascendiendo en el año del centenario.

Es innegable que Iborra tiene a sectores de la afición divididos, entre los que confían en él y los que lo ven un mal jugador. Que sea un jugador tan cuestionado puede deberse a las altas espectativas que muchos pusieron en él, en las oportunidades brindadas y en como ha aprovechado éstas en cuanto a rendimiento. Las críticas siempre estarán presentes, en menor o mayor medida.


Dicen que las estadísticas en el futbol de poco valen y muchos no se las toman en serio. Sin embargo, estos números a veces no son pura leyenda y demuestran unos hechos reales. Hechos que -sobretodo- a lo largo de estas dos últimas campañas han demostrado que Vicente Iborra es un futbolista clave en el once del Levante y que cuando él no está disminuye drásticamente el porcentaje de victorias.

Año 2010/11. "El soldado universal" (como algunos le llaman por el mote puesto por el periodista Carlos Ayats) comienza la temporada lesionado y no se recupera hasta la segunda vuelta, llegando cuando el equipo se encontraba colista con tan solo 15 puntos en la clasificación y visitando el Sánchez Pizjuan. A partir de entonces y relegando a Pallardó a la suplencia, los números del equipo comenzaron a cambiar positivamente y mejorarse el juego, conduciendo esta buena dinámica a rondar la zona media alta de la clasificación. Hasta que Iborra no llegó para jugar, el equipo se veía hundido.

Año 2011/12, actual temporada. Munúa, Javi Venta, Nano, Ballesteros, Juanfran, Valdo, Xavi Torres, IBORRA, Juanlu, Barkero y Koné. Una alineación conocida y recitada por todos a la carrerilla. Una alineación que hizo al Levante UD sumar la friolera de 8 victorias consecutivas y se situara al frente de la clasificación de 1ª división.

Finalmente se perdió. Además Iborra pasó por unos difíciles momentos personales perdiendo a su hija Alma y -lógicamente- durante este tiempo su nivel de juego bajó, aunque nunca quiso faltar a la cita con sus compañeros y jugar. A partir de entonces, el míster Juan Ignacio Martínez lo relegó al banquillo, fueron llegando algunas lesiones y las victorias y puntos han escaseado, a pesar de ocupar todavía la 4ª posición.

Pero las cifras (9 de los últimos 33 puntos posibles) son preocupantes; y el juego aún más. Iborra sigue en el banquillo y en más de una ocasión es uno de los hombres de refresco, aportando positivamente en los minutos que dispone.

Vamos a mostrar esta realidad alarmante y el papel que juega Iborra. Gracias a los usuarios del foro granotas.net con el nick Hoosier y GranotaDean hemos podido comprobarlo.

En competición liguera (sin contar las últimas 2 jornadas), se ha venido jugando con cuatro alternativas diferentes. Por parte de las que se encuentra el "10" tenemos a Iborra-Xavi Torres (9 partidos, con 5 ganados y 2 empatados), Iborra-Farinós (2 partidos, con 2 victorias) y un trivote con Iborra-Farinós-Xavi Torres (2 partidos, con 1 empate). En cambio, en la situación de ahora y con la actual pareja Xavi Torres-Farinós nos encontramos que de 7 encuentros disputados, tan solo se pudo conseguir 2 victorias y 1 empate.

En lo que se refiere a números particulares del juego del futbolista, hasta que marchó a la suplencia, se comprueba que -en general- aportaba más que Xavi Torres y que poco tenía que envidiar a otros centrocampistas de los equipos más importantes.

El de Moncada ha conseguido más despejes, ha recuperado más balones y ha acertado en mayor número de pases. Una pieza clave, de eso no queda duda.


Aún así, Iborra seguirá estando en el punto de mira, de eso tampoco cabe duda. Todas las opiniones son respetables. Pero lo que es una gran verdad es que el Levante sin Iborra pierde mucho potencial y hace falta su vuelta a la titularidad, más ahora viendo que el equipo se viene abajo. Salvo sorpresa, el domingo estará presente en el once por la sanción de Xavi Torres.

Aquí un servidor, el que os escribe esto, lo tiene claro: Iborra es imprescindible. Yo fuí de los que no le convencía Iborra en sus comienzos, pero el tiempo y sus aportaciones hicieron que el jugador me ganara y mi opinión cambiara al respecto. Solo deseo que para el próximo encuentro en el Ciutat de Valencia, "el soldado universal" haya recuperado el puesto de líder que le pertenece, por el beneficio del mismo y por el del propio equipo.