Que sigan las buenas costumbres

Es lunes. Comienza una nueva semana. Algunos siguen disfrutando tranquilamente de sus merecidas vacaciones; otros reanudan su jornada de trabajo. Pero a diferencia de otras ocasiones, no hay caras largas ni ceños fruncidos.

-Morales / @Adolfo Benetó (Levante UD)-
Han pasado algo más de 48 horas desde que el Levante disputara su primer partido de Liga. Aunque contra el Betis se planteara inicialmente un partido complicado, el resultado demostró casi todo lo contrario. La victoria por tres goles en el Benito Villamarín comienza a contrarrestar las dudas y malas sintonías que pudieran surgir durante la pretemporada.

Desde que el Consejo de Administración se plantara y no diera ni una sola oportunidad más a Muñiz (bastante lo aguantó el club y la afición granota), todo ha ido mucho mejor. Paco López, un hombre conocedor de la casa pero sin experiencia en la élite, era la apuesta y el nombre propio en que confiar a partir de entonces. El entrenador de Silla se ha convertido en un particular "Simeone granota", dando un lavado de imagen espectacular y contando con el apoyo de todos. Los números y el alegre juego en sus primeros doce partidos (contando ambas temporadas) son los mejores de la historia del Levante en la cumbre, gracias a sus 28 de 36 puntos posibles.

Precisamente, el viernes se midieron los dos equipos que más en forma acabaron la Liga 2017/18. Ese triunfo contra el Betis de Quique Setién trajo consigo la definitiva rotura de la maldición que parecía seguir al cuadro levantino. Si hasta el pasado verano el debut liguero en primera división se resolvía sin una victoria, ahora son ya dos ocasiones consecutivas donde el Levante inicia su andadura sumando tres puntos. Y además con portería a cero. Así, aunque de forma casual por el momento de competición en que estamos, el Levante figura en lo más alto de la clasificación junto al Barça y Sevilla, que también se llevaron sus respectivos encuentros con tres goles de diferencia.

De esta forma, Paco López y Morales, emblemas actuales del levantinismo, han pasado de ser una más de esas personas que hasta hace no mucho tiempo no militaban en el fútbol profesional a grandes estrellas del panorama nacional. Ambos dos junto al resto de la plantilla haciendo más feliz el día a día de los seguidores levantinistas por excelencia. Que sigan las buenas costumbres.