lunes, 30 de octubre de 2017

Un Levante abonado al empate y con necesidad de mejorar

Es un tópico de las ruedas de prensa de Muñiz escucharle decir que "la afición debe marcharse contenta, viendo al equipo haberse dejado todo en el campo, independientemente del resultado". Lo cierto es que el Levante comenzó muy bien la temporada, pero a lo largo de las últimas semanas -quizás por una cuestionable planificación deportiva u otros motivos- está costando obtener y encadenar una serie de partidos y resultados positivos.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
Son diez las jornadas disputadas, superando ya un cuarto de la competición, y si hay alguien quien aplica el dicho de que cada piedra hace pared ese parece ser el equipo levantinista. Hasta un total de seis empates figuran en su haber, tras el último logrado en la jornada dominical tras desaprovechar una ventaja de dos goles.

Un total de doce puntos que por ahora le mantienen con un margen prudencial respecto la zona de puestos de descenso, fruto también del pobre bagaje de otros clubes como Alavés y Málaga. En el tramo de Liga donde a priori y sin menosprecios los rivales son más asequibles, el vaso de agua permanece medio lleno o medio vacío, según a gusto de los ojos que lo observen, pero que corre el riesgo de derramarse en cualquier momento.

Sin incluir la Copa, los delanteros granotas siguen sin haber anotado un solo gol a favor, rastreando Tito otras posibilidades del mercado y buscando la solución en Enes Ünal; el acierto de Morales, Bardhi e Ivi es lo que de momento da alas. También la defensa por momentos se tambalea, especialmente por un costado derecho donde el capitán Pedro López es ahora la única referencia y no pasa por un buen estado de forma. Y por supuesto las lesiones, el gran problema, con hasta siete jugadores diferentes que ya han estado afectados en mayor o menor duración. Por ahora, este es un Levante abonado al empate. Ya veremos más adelante.