viernes, 8 de septiembre de 2017

Real Madrid - Levante UD: Sin pánico práctico

Escuchar a Juan Ramón López Muñiz implica muchos adjetivos tan loables como difíciles de compilar. Sencillo, sensato, humilde y modesto, pero incapaz de renunciar a la seriedad, la exigencia y la máxima implicación de un equipo que, de acuerdo a los pronósticos, está destinado a claudicar en el Santiago Bernabéu. Siete derrotas en las siete últimas visitas al feudo blanco no amedrentan en absoluto a un bloque ambicioso y competitivo que tratará de superar a un rival que encara su primer envite en la máxima competición europea en apenas unos días.

-Cristiano golpea la pelota en el último Real Madrid - Levante-
Con cuatro puntos de seis posibles y unas sensaciones de juego difíciles de mejorar, los levantinistas viajan a tierras madrileñas con un equipo nutrido del esqueleto táctico del pasado curso, con apuntes interesantes en determinadas posiciones y, tal vez, una falta de gol algo alarmante en la figura de un Álex Alegría más bregador que efectivo.

Para el choque, el míster azulgrana contará con las bajas de Roger Martí por su lesión de larga duración, de Morales por sanción (también se perderá el derbi ante el Valencia) y de Doukouré, Nano, Cabaco y Langerak por decisión técnica. El largo viaje que afrontó el marfileño tras ser citado en los dos últimos encuentros con su selección le llevó a aterrizar ayer tarde en Manises lejos de las condiciones ideales, mientras que los tres recién llegados deberán esperar su turno para entrar en la dinámica de grupo.

Se espera que la defensa mantenga la estructura de las dos primeras jornadas, con Lerma y Campaña por delante, Jason por derecha y quedará por determinar el flanco izquierdo y las dos posiciones de ataque. Un doble lateral con Toño y Luna puede ser una opción. Además, veremos si será Bardhi quien acompañe a Boateng o Ivi en una punta de ataque en la que se presume no estará el extremeño Alegría.

Por su parte, Zinedine Zidane contará con las bajas de Cristiano por sanción y Keylor Navas y el croata Luka Modric por decisión técnica. Las rotaciones, habituales durante el mandato técnico del preparador galo, parecen será uno de los indicativos de un choque que genera más respeto del esperado desde la capital. Un respeto ganado en el verde. Ah, y no lo olviden, que a 8 de septiembre estamos empatados a cuatro puntos. Sin pánico práctico.