sábado, 12 de marzo de 2016

Aspiraciones y poca esperanza en el vecindario

La mañana del domingo podría deparar un partido más, un derbi más en casa de los levantinistas. Lo cierto es que, desde hace jornadas, esta no es una temporada más para el Levante. La situación es difícil y la ilusión se consume en lo más profundo de la tabla con el equipo en última posición. Pero llega el partido más importante del año, el encuentro que puede hacer cambiar la situación. El cuadro granota recibe en Orriols a el Valencia CF, un equipo que todavía anda buscando su identidad en esta nueva etapa post-venta al multimillonario Peter Lim, y que dista de hacer un juego definido como acostumbraba los últimos años. Además llega con una afición enfrentada a jugadores y cuerpo técnico, y en una situación de perdición en media tabla, sin rumbo alguno.

Foto: Valenciacf.com
El Levante sigue sumido en lo más hondo y asomándose cada jornada más al abismo. Cinco puntos separan a los de Rubi del objetivo de la permanencia, y con treinta todavía por disputarse, no pueden dejarse más por el camino en enfrentamientos directos. Si la situación en la clasificación suscita nervios y miedo en la parroquia azulgrana, los problemas se acumulan también en la plantilla. Toño, Iván y Orban, los tres laterales más utilizados por el técnico catalán durante la temporada, no estarán disponibles para el partido, los dos primeros por lesión y el tercero por contrato, por lo que únicamente Pedro López y Juanfran estarán disponibles como laterales puros. Los no convocados para el derbi por decisión técnica son Trujillo, Xumetra, José Mari y Ghilas.  

Foto: Liga BBVA
Por parte de los ches, no hace ni 72 horas del último choque. Un exigente partido de octavos de final de Europa League en San Mamés donde los pupilos de Neville perdieron 1-0, pero dejando la eliminatoria abierta para que Mestalla decida. Ahora vuelve la competición doméstica y las posiciones europeas quedan lejos, prácticamente inalcanzable con los diez partidos que quedan por disputarse para ellos. Pero el derbi es orgullo y honor. Este partido no va a poder levantar una temporada entera pero sí alentar a la afición para seguir luchando por objetivos diferentes. El técnico inglés no podrá contar con su jugador más en forma, Cheryshev, por lesión. Tampoco con Bakkali por la misma causa y Enzo Pérez es seria duda para el derbi. Por su parte, Aderlan Santos no podrá acompañar a sus compañeros por sanción.

A partir de las 12:00 horas, el Ciutat se vestirá con sus mejores galas para recibir al vecino y máximo rival. El Levante no quiere morir, pero si lo hace que sea con orgullo y de pie. El Valencia, sin opciones virtuales de nada en Liga, y con la ilusión de seguir su andadura por Europa, llega al derbi con el mismo objetivo, mantener vivo el poco pundonor que queda.