martes, 18 de agosto de 2015

Celta de Vigo: Creciendo paso a paso

El Levante UD comenzará su sexta andadura de manera consecutiva en la máxima categoría del fútbol español recibiendo al Celta de Vigo en el Estadio Ciutat de València. Un choque que, sin duda alguna, servirá como primera toma de contacto para dos proyectos que esperan dar un salto de calidad respecto al pasado curso. 

Reconstrucción obligada

-Fotografía: Wass/ MoiCeleste-
El Celta fue, probablemente, una de las sorpresas más agradables de la última temporada en cuanto a la calidad futbolística y el atrevimiento que exhibió el equipo de Berizzo en su totalidad. Un balompié atractivo que tenía a Michael Krohn-Delhi como uno de sus pilares y a Nolito como estandarte en la ejecución.

Sin embargo, pese a la marcha del danés rumbo a Sevilla y los rumores de que el gaditano podría volver al Barcelona para suplir el adiós de Pedro, desde los despachos de Balaídos se han movido con celeridad y encontrado recambios de sobrada garantía en el mercado. Guidetti y Drazic aportarán un punto extra a una parcela ofensiva donde, sin lugar a dudas, destaca la vuelta de Iago Aspas. Cabe no olvidar las salidas de un Santi Mina meses atrás relacionado con el Levante, de Joaquín Larrivey rumbo a Baniyas y de Charles, quien seguirá en nuestra liga defendiendo la elástica del Málaga.

-Fotografía: Nolito/ MARCA-
Además, otro danés, Wass, procedente del Evian, tendrá la misión de hacer olvidar el manantial de talento que suponían tanto su compatriota como Borja Oubiña, recientemente retirado. Junto a Orellana y al argentino Augusto, formará una excelente línea medular.

Un último precedente controvertido

No fue un rival del agrado de Lucas la campaña anterior. Su estreno como míster azulgrana se saldó, de manera express pues apenas llevaba dos días en Valencia, con un contundente tres a cero en contra. Sin embargo, si nos centramos en lo sucedido en Orriols, sí que se pudo observar un envite más equilibrado con cada equipo desenvolviéndose en su faceta preferida.

Un Celta dominante y con el dominio de la posesión contrastaba con un Levante contragolpeador y mucho más directo. Pese a los intentos, todos ellos en vano, de ambos equipos, el tanteador se mantuvo en tablas hasta los minutos finales. Una fuerte tormenta arreció Valencia y Charles se puso el traje de ejecutor para guardar los tres puntos en la maleta gallega y despertar un nuevo mar de dudas en la hinchada azulgrana, obligada a vivir al límite hasta la penúltima jornada del campeonato.