miércoles, 13 de agosto de 2014

¡Qué comience el espectáculo!

Con el aroma del césped emanando minuto a minuto y el continuo vacío que ha gobernado el graderío de un renovado Ciutat de València durante más de dos meses, esta noche tendrá lugar una de las jornadas más bonitas, atractivas y de comunión entre hinchada, cuerpo técnico, jugadores, directivos y todos los presentes. Los anunciados cambios recibirán con los brazos abiertos a una afición entregada que podrá disfrutar de un acto de presentación que, por quinto curso consecutivo, se celebrará en vísperas a gozar una temporada más del fútbol de más alto nivel de nuestro país.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
El verano no ha sido de lo más usual. La espantada de Joaquín Caparrós en busca del tesoro (y los millones) perdido en Granada dio paso a la entrada de José Luis Mendilibar como cabeza visible y líder del nuevo entramado de preparadores. El vasco, de sobrado calado en la máxima categoría, ha introducido numerosas variables tácticas y no se ha cortado en absoluto a la hora de mostrar su apuesta por el balón y el criterio y la velocidad en la circulación del mismo por todas las zonas del verde. Sin embargo, todo esto sin olvidar el verdadero signo de identidad azulgrana que ha permitido al equipo, actuando siempre como un más que sólido bloque, defender con honra y orgullo cuatro años el escudo azulgrana en la élite del balompié nacional.

Acostumbrados a numerosas altas y bajas, el mercado parece haber dado un respiro a los aires de cambio y, a excepción del obligado cumplimiento bajo palos tras la marcha de Keylor, únicamente han sido retoques lo que ha terminado de perfilar un plantel muy competitivo. Si bien son pocos los nombres que resultarán novedosos hoy por megafonía, también es verdad que es casi tan positivo o más que se hayan certificado las renovaciones de algunas de las piedras angulares de un vestuario más unido que nunca, algo otrora impensable. 

Jesús y Mariño serán los encargados de hacer olvidar a Navas, bien engalanado de blanco y, desde ayer, con su primer título bajo el brazo. Iván y Morales regresan de sendas cesiones con la intención de hacerse un hueco en el primer equipo y, por el momento, han cumplido más que sobradamente con las exigencias y previsiones del míster vasco, convirtiéndose en las auténticas revelaciones de la pretemporada. Víctor Pérez será el encargado de dibujar el fútbol desde la medular y forjar, todavía más, un centro del campo de gran nivel. Gavilán desatará sus travesuras con el balón en los pies desde el perfil zurdo, mientras que Martins tratará de convertir sus ambiciosas palabras en abrumadores registros y convertirse en el nueve de referencia de Mendilibar.

Con todo esto, el Elche ha sido el rival elegido para un día tan especial. Equipo de la tierra, con severas aspiraciones, ciertamente renovado y con el expreso deseo de mostrarse capaz de vivir un año más junto a los mayores en la Liga BBVA. Con las palabras de Juanfran, reelegido capitán junto a Rodas, Navarro y Pedro López, y con los más pequeños como protagonistas, todo apunta a una maravillosa velada en un templo que tiene más ganas de fútbol que nunca.

¡Qué comience el espectáculo!