viernes, 15 de noviembre de 2013

La unión es la salvación

Como auténticos pinceles, oigan: las señoritas haciendo gala de preciosos vestidos y los caballeros engalanados con camisa y americana. Todo en orden, perfecto y preparado para que diera comienzo la gala de los Premios Periodísticos del Levante UD 2012/2013. Muchas caras conocidas coparon el palco y la tribuna del feudo azulgrana ante el bello escenario andamiado sobre la parte inferior, presidido además por una majestuosa pantalla sobre la que poco a poco nacieron y brotaron algunos de los momentos más bonitos de la velada.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Las palabras del presidente dieron comienzo a un acto que contó con merecidos reconocimientos a grandes profesionales y muchas sorpresas durante su transcurso. La presentación de la nueva imagen coorporativa del Levante UD, atrevida y ambiciosa, los chistes de David Barral en su papel de co-presentador junto a María Gracia (soberbia la aragonesa) o la secuencia de vídeos protagonizada por los miembros de la primera plantilla rememorando algunos de los momentos históricos de la publicidad deportiva de nuestro país despertaron y cautivaron con risas y sonrisas a todos los allí presentes.

Sin embargo, debo reiterar mi sentimiento y emoción ante tres instantes de la noche para los que me costaría encontrar un calificativo adecuado. En primer lugar, el recuerdo a la excelente labor de Luis Beltrán, fisioterapeuta del Levante UD Femenino. Su rápido hacer permitió a la joven jugadora de Las Planas, Joanna, seguir con vida tras una parada cardiorespiratoria después de topar con Olga García. El vídeo con las palabras de la joven jugadora, sonriendo de una manera tan bella como natural, y la entrega de su camiseta a su particular 'héroe' por parte del presidente y del director deportivo llegaron a lo más profundo de nuestros corazones. Precioso detalle.

Los otros dos momentos de alto nivel emocional se hicieron esperar y llegaron en las postrimerías de la ceremonia. Raimon, icono sempiterno de este equipo, recibió un merecido recuerdo por sus veinticinco años de servicio a la entidad al que, como no, acompañó el acorde componente audiovisual que destapó al público algunas de las imágenes personales más sentidas y humanas de su figura y lo que representa para todos. Su reencuentro con Miguel Sarrión (al que se comió literalmente a besos y abrazos) y las palabras de su nieta mostraron una vez más que su figura será eterna en esta familia. "Va por ti, Manolín", gritando al cielo, fue la última expresión de un sentimiento tan profundo como real y del amor y la pasión que existió entre Don Manuel Preciado, descanse en paz entre los más grandes, y nuestro querido Raimon.

Por último, y tras recoger su galardón, Susana Alberola transmitió junto a sus compañeros en Canal Nou la indignación que sufrimos a día de hoy todos los valencianos después del anuncio del cierre de RTVV por parte del Gobierno Valenciano. Recordó lo que ha supuesto para el Levante en cada momento de su reciente (y no tan reciente) historia el apoyo de un medio público valenciano, de una institución que, sin hacerlo en toda la extensión que quizá merecía, ha estado al lado siempre de este club, culminando su discurso con una bonita dedicatoria a su madre, ya fallecida, que en día de ayer hubiera cumplido ochenta años. 

Seguro que, Susana, desde el cielo te estará ahora mismo mirando y ateniendo con orgullo y entusiasmo. Muchas estrellas brillaron ayer en la noche valenciana más de lo habitual. Porque estos premios no son sino una muestra más de que la unión, ya sea de la prensa, de un equipo de fútbol, de una familia o de todos en conjunto, es la salvación. Que de la nada, desde lo más profundo, han crecido y germinado proyectos enormes y grandiosos. Que este equipo no tenía nada hace cuatro años y ahora es un ejemplo para todos. Y sí, amigos, entre todos, poniendo nuestro granito de arena, conseguiremos nuestro objetivo: un periodismo justo, libre y reconocido. Gracias, Levante.