miércoles, 9 de enero de 2013

Una despedida intranscendente

El Levante UD se ha despedido de la Copa de SM El Rey después de sucumbir por dos tantos a cero en su visita a La Romareada. El cuadro dirigido por Manolo Jiménez, que partía con una exigua pero cómoda ventaja después de vencer por cero a uno en tierras valencianas, se aprovechó de determinadas acciones clave para decantar el encuentro. Un error defensivo en el primer tiempo y la expulsión de Héctor Rodas dilapidaron los ligeros argumentos con que partía el combinado levantino.

La primera mitad se inició con un Zaragoza ambicioso, que buscó en todo momento el marco de Keylor Navas con el objetivo de espantar cualquier atisbo de sorpresa. El Levante, con muchas novedades en su once inicial, planteó un encuentro sólido, rocoso y con el contragolpe como arma letal. El equipo se mostró eficente en labores defensivas pero careció de mordiente a la hora de ejecutar a una dubitativa zaga local. Los buenos movimientos de Roger Martí y las incipientes llegadas por banda de los laterales fueron lo más destacado del cuadro azulgrana, que vio como las acometidas blanquiazules pronto obtendrían su premio.

Fotografía: MARCA.com
Un disparo de Movilla desde la frontal del área tras un fortuito rechace no fue atajado con claridad por el guardameta costarricente, y tras un primer cabezazo de Víctor Rodríguez que se encaminaba directamente al fondo de las mallas, Franco Zuculini apostilló el esférico en dirección al primer tanto local desde la misma línea de cal. El gol es completamente legal, pues el esférico se encuentra por delante del volante argentino en el momento en que el mediapunta catalán contacta con el mismo.

Se navegaba por el ecuador del primer acto, y salvo por errores propios de los jugadores del Zaragoza, al conjunto visitante le costaba una barbaridad merodear los dominios de Leo Franco. De hecho, la ocasión más clara emergió de un mal despeje de Javier Paredes que a punto estuvo de sorprender al arquero bonaerense. El centro del campo zaragocista, comandado por Movilla y Apoño, tenía el control absoluto del encuentro, y dotaba en todo momento de criterio a cada una de las acciones de ataque de su equipo.

El paso por vestuarios no sirvió para variar el guion de lo visto hasta entonces sobre el césped de una Romareda con un despoblado graderío (algo habitual en estos cruces coperos). Un disparo de Juanlu que se marchó cerca del poste fue el último atisbo de inquietud azulgrana hasta la determinante expulsión de Héctor Rodas. El central valenciano entró de manera violenta sobre Zuculini, y encaminó los vestuarios prematuramente. Precisamente, en la acción posterior, un rechace fue aprovechado a la perfección por Paco Montañés para alzar el dos a cero en el electrónico y sentenciar la eliminatoria.

La entrada de Dariusz Dudka (inédito en los últimos cuatro meses) fue el único hecho reseñable en la media hora restante, donde los pupilos dirigidos por Manolo Jiménez se gustaron y pudieron, con tranquilidad, ampliar la renta todavía más. Después de decir adiós a la competición copera, es el momento de centrarse por completo en el campeonato doméstico (el Betis espera el próximo domingo) durante las próximas semanas a la espera, también, del ansiado e histórico cruce ante Olympiakos del Pireo de dieciseisavos de final de la UEFA Europa League.


CRÓNICA PATROCINADA POR ERVIMA GRUPO