sábado, 27 de octubre de 2012

Levante UD - Granada CF: Los domingos al sol

Con la resaca europea todavía en el seno de los corazones azulgranas, llega el momento de retomar nuevamente el vuelo en el campeonato doméstico, donde los trece puntos conseguidos hasta la fecha permiten al equipo situarse en una cómoda y meritoria séptima posición. El triunfo en Getafe, que diluyó por completo las ansias del cuadro de Juan Ignacio Martínez por competir lejos del Ciutat de València, parece ejercer de precursor en el camino de recuperar la identidad que, por instantes, pareció perdida en los primeros envites del curso.

El Granada de Anquela será el encargado de medir la regularidad y las fuerzas de un Levante que, de la mano de su preparador, se encuentra próximo a superar el récord de encuentros consecutivos sin conocer la derrota en Orriols (nueve). El estadio, además, tendrá el honor de contemplar el partido número cien de los levantinos en la máxima categoría del fútbol nacional. Los nazaríes, por su parte, han comenzado la temporada muy por debajo de las expectativas iniciales que enmarcaba un proyecto algo más ambicioso que el del pasado año, condicionado por un reciente ascenso. Los fichajes parecen no haberse amoldado a las exigencias del nuevo cuerpo técnico, y el proceso de crecimiento se antoja lento y complejo.

Además, después de exhibir sus carencias a domicilio, la derrota en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante el Real Zaragoza de la pasada jornada hirió profundamente la sensibilidad de una hinchada que comienza a impacientarse con el paso de los días. Con seis puntos en el casillero, y un único triunfo ante el Celta de Vigo por dos tantos a uno, el conjunto rojiblanco confía (pese a ser conscientes de la enorme dificultad) en dar un golpe sobre la mesa y asaltar uno de los auténticos fortines de la Liga BBVA.

Sabemos bien que desde el momento en que el colegiado ruso señaló el final del encuentro del pasado jueves, en el vestuario la palabra GRANADA se encuentra escrita con mayúsculas y subrayada. Juan Ignacio no quiere sucumbir ante los posibles delirios de grandeza, y espera que la tónica de trabajo que el grupo está adquiriendo con el paso de las semanas se instaure como modelo efectivo para afrontar con garantías las tres competiciones en que se encuentra inmerso. El rendimiento de los menos habituales está siendo muy notable, tal y como se vio ante el Twente, siendo ésa la base y la garantía del éxito global del conjunto.

La vuelta de David Navarro (Ballesteros se encuentra sancionado), Martins, Munúa y Juanfran al once inicial y las dudas en el perfil diestro (después del excelente encuentro de Pedro Ríos) son las novedades que presentará con casi total seguridad el once que Juan Ignacio alineé mañana definitivamente. El horario, al que ya estamos habituados en Orriols y que no quiero recordar alguna de las desgracias que ha suscitado porque me enervo, e instaurado por el innombrable Jaume Roures (nótese la ironía): las cuatro de la tarde. ¿Los lunes? Ya no. A partir de ahora, mejor, los domingos al sol...
 
¡¡No olvidéis tampoco que esta noche cambia la hora, a las 3 serán las 2!! (Se nos hará de noche a la salida del estadio).