sábado, 31 de marzo de 2012

Un histórico sueño al alcance de la mano

Levante y Valencia afrontarán el partido del próximo domingo con trayectorias y sensaciones claramente diferenciadas y opuestas. Separados por únicamente tres puntos, y luchando por una plaza que dé acceso a competición europea, los levantinistas son conscientes de la oportunidad única e histórica ante la que se encuentran. Una vez recuperada la identidad que les hizo crecer y creer que todo era posible, los hombres de Juan Ignacio Martínez se han encaramado a unas posiciones de las que todo aficionado al fútbol esperaba cayeran consecuencia del vértigo y la inexperiencia. Por su parte, el Valencia de Unai Emery continúa coleccionando disgustos y derrotas inexplicables que han terminado por encender a una afición que ya reclama la cabeza de su cuestionado técnico. El romo partido en Alkmaar no es sino un reproche más a un equipo endeble defensivamente y que no es capaz de aprovechar las escasas ocasiones que genera.

Nunca antes en la historia ambos equipos se habían enfrentado en la máxima categoría del fútbol nacional separados por un único triunfo, y que además el mismo pudiera suponer un lugar en la cima de una competición en la que Real Madrid y Barcelona son un mundo aparte. La solidez y el rigor tan característicos de un equipo con aspiraciones de permanencia y el segundo menor presupuesto de la categoría contrastan con la irregularidad e incapacidad de unos jugadores blanquinegros acomodados sobremanera, y que ven ahora sí, muy de cerca, peligrar esa ya supuesta tercera plaza.

Durante la semana, tanto jugadores como técnicos levantinistas han querido trasladar la presión al bando contrario. Satisfechos por haber logrado virtualmente la permanencia, se tomarán el Clásico del Turia como un regalo, como un premio del fútbol a la enorme temporada que están cuajando todos y cada uno de ellos. No obstante, tampoco son ajenos a lo que supondría vencer en Mestalla (algo que hasta ahora no han podido conseguir), y desean de todo corazón alargar, más si cabe, la sonrisa de una afición siempre fiel y comprometida.

En el plano deportivo, el míster alicantino tendrá a toda la plantilla a su disposición, contando como nota destacada la vuelta de Juanlu a la convocatoria tras casi tres meses fuera de los terrenos de juego. El malagueño ha trabajado intensamente durante este período, y pese a que no será de la partida, sí que espera surtir efecto como revulsivo en los minutos finales del encuentro. No se esperan novedades cuantiosas en el once de partida, si bien es más que probable que David Navarro forme, como ya hiciera en Anoeta, pareja en el centro de la zaga con Sergio Ballesteros. Será la vuelta del central del Puerto de Sagunto a la que fue su casa hasta hace apenas unos meses, cuando rescindió su contrato con el club de Mestalla y emprendió una frustrada aventura en el fútbol helvético, de la mano del Neuchatel Xamax.

Por su parte, el técnico de Hondarribia, sumido en una situación extremadamente complicada, y consciente de que su camino y el del Valencia quedarán separados en apenas mes y medio, espera obtener un triunfo que apacigüe los ánimos de una hinchada crispada, y a la que se permitió dar un toque de atención en rueda de prensa. La sanción a Rami por su falta al entrenamiento matutino del pasado martes es una muestra más del peligroso ambiente que envuelve al vestuario valencianista. Si con esto no fuera suficiente, Unai contará con numerosas bajas para el partido de mañana. Jordi Alba, Soldado y Bruno vieron la quinta tarjeta amarilla en el esperpéntico duelo de Getafe, y se perderán el partido. Además de los ya habituales lesionados Miguel, Banega y Canales, las molestias sufridas el pasado jueves por parte de Antonio Barragán dejan al descubierto un lateral derecho que, con casi toda probabilidad y salvo sorpresa, será ocupado por Ricardo Costa.

Ante todas estas circunstancias, es de recibo pensar que el Levante está ante la oportunidad más preciada de su historia de, por una parte, consolidarse en puestos europeos, y por otro lado, conquistar de una vez por todas el feudo de su máximo rival, restándole además unos puntos vitales en su lucha por el tercer puesto. El triunfo sería una guinda más al pastel de un año maravilloso que, quién sabe, podría culminar con un utópico acceso a Europa, pero que independientemente de lo que pueda ocurrir, quedará grabado en letras de oro en las páginas de la honorable trayectoria de este humilde conjunto. Los sueños pueden convertirse en realidad.

Alineaciones posibles:

Valencia C.F.: Guaita; R. Costa, Dealbert, V. Ruíz, Mathieu; Albelda, Parejo, Feghouli, Jonas, Piatti; Aduriz.

Levante UD: Munúa; Pedro López, Ballesteros, Navarro, Juanfran; Iborra, X. Torres, Valdo, Barkero, Ghezzal; Koné.