lunes, 19 de marzo de 2012

JIM: "El objetivo principal sigue siendo la permanencia"

La cara de Juan Ignacio Martínez al personarse en la rueda de prensa posterior al partido ante el Villarreal, en el que sus pupilos superaron al equipo castellonense con un tanto teñido de épica en el tiempo añadido del segundo período, era representativa del sentimiento general de un vestuario unido y que cree en sus posibilidades ciegamente. Una enorme sonrisa y el sentimiento de tranquilidad ornamentaban su rostro y certificaban su satisfacción, y en general de todos los componentes de la plantilla, por un triunfo ante un rival de entidad venido a menos, y que coquetea peligrosamente con los puestos de descenso.

No obstante, el preparador de los levantinos no quiere recrearse en exceso con la victoria, y afirmó que, además de lógicamente disfrutar por el buen partido de ayer, en el que dieron "un paso de gigante hacia la permanencia", tanto él como sus chicos deben "empezar a pensar en el duelo del próximo miércoles" en Anoeta, donde les espera una Real Sociedad irregular, pero que tiene un enorme potencial técnico.

Señaló también la importancia de "certificar de manera definitiva el objetivo principal", que no es otro que la permanencia, para así tratar de marcarse nuevas metas en función de las posibilidades del equipo. Para Juan Ignacio, centrarse en "otras metas" puede ser peligroso y tener un efecto rebote en sus jugadores, "haciéndoles dar algún paso hacia atrás". Con la salvación matemática en el bolsillo, existirá licencia para soñar.

Acerca del partido, en el que ninguno de los equipos impuso su estilo sobre el otro, recordó que el Villarreal "apuesta habitualmente por un fútbol de toque, combinativo". Sin embargo, apuntó que "hoy han buscado cerrar más los espacios y aprovechar la velocidad de su línea atacante". La satisfacción fue total por los tres puntos, pero no quiso olvidar que "cualquiera de los dos podía haberse llevado el triunfo".

Al término del encuentro, el Villarreal tomó la decisión de prescindir de los servicios de José Francisco Molina, que tras once encuentros se vé relevado del mando de la disciplina amarilla. Miguel Ángel Lotina será su sucesor en el banquillo del Madrigal.