sábado, 17 de marzo de 2012

Fallas, más fallas... ¡y fútbol!

Levante y Villarreal abrirán la jornada de fútbol dominical mañana al mediodía, en un horario novedoso para la afición levantinista desde la vuelta de su equipo a la élite del fútbol nacional. Ambos equipos llegan con trayectorias muy diferentes, y en una situación para nada esperada en los inicios de la temporada. Los valencianos se encuentran encaramados en puestos europeos, y a prácticamente un triunfo de certificar el objetivo de la permanencia virtual, con un tercio de campeonato por disputar. Por su parte, el equipo dirigido por José Francisco Molina está sumido en una crisis de juego y resultados que hace que su situación clasificatoria sea enormemente delicada, a únicamente tres puntos de los puestos de descenso. La llegada del entrenador valenciano en detrimento de Juan Carlos Garrido no ha tenido, por ahora, el efecto esperado en el seno de la plantilla. El juego continúa siendo previsible, romo y plano, a excepción de únicamente detalles aíslados de gran calidad de algunos de sus jugadores más determinantes.
Precisamente dos de esos jugadores, Cani y Borja Valero, serán baja por problemas físicos para el encuentro. Tanto el aragonés como el madrileño sufren sendas sobrecargas en los isquiotibiales que les han impedido formar parte de la expedición. Además de ellos, Rossi y Català, lesionados de larga duración, continúan con su proceso de recuperación y completan la nómina de ausencias. La vuelta de Joan Oriol es la novedad más destacada, si bien las notables actuaciones de Jaume Costa en el perfil zurdo de la defensa le obliguen a esperar su oportunidad desde el banquillo. El lateral izquierdo valenciano ha sido una de las pocas alegrías de las últimas semanas en el plantel amarillo, y parece haber encontrado el fútbol que tanto prometía en sus años de juvenil. Mañana, como anécdota, cumplirá veinticuatro años.
En una semana inmersa en plenos festejos falleros, el buen ambiente ha reinado en el vestuario levantino. Pese a la derrota en Málaga, la plantilla ha recuperado la confianza, y vuelve a creer en sus opciones y en el fútbol y el rendimiento ofrecido desde el inicio del curso hasta hace aproximadamente tres meses. Con la permanencia a tiro de piedra, una victoria ante el Villarreal supondría un estímulo en las aspiraciones finales, con la vista puesta en la parcela europea. Juan Ignacio podrá contar finalmente con José Javier Barkero, que con una distensión en los ligamentos de su rodilla ha sido duda hasta el día de hoy, cuando ha sido capaz de completar con normalidad la sesión preparatoria. Juanlu, que podría reaparecer en las próximas semanas, Pallardó y un fuera de forma Óscar Serrano son los tres descartes del míster alicantino.
La presencia de la afición en el Ciutat de València tendrá el factor de incertidumbre que genera que la fecha asignada para el partido. Con la resaca de una noche de sábado en tiempo de Fallas, los acontecimientos propios del día, que abarcan desde la Mascletà hasta la Ofrenda floral a la Virgen de los Desamparados, podrían hacer peligrar un buen registro de seguidores levantinistas en Orriols. No obstante, se confía en la fidelidad de la afición, y en el buen cartel que motiva el rival. Además, desde el club se han tomado medidas para facilitar la afluencia de acompañantes, y tratar de contrarrestar el masivo desplazamiento que se espera desde tierras castellonenses.
Alineaciones posibles:
Levante UD: Munúa; Pedro López, Ballesteros, Cabral, Juanfran; Iborra, Xavi Torres, Valdo, Barkero, Ghezzal; Koné.
Villarreal CF: D. López; Ángel, Mussachio, Gonzalo, J. Costa; Senna, Bruno, Camuñas, H. Pérez; Martinuccio, Nilmar.